¡¡¡Desenmascaremos a Satanás!!!

Índice

Introducción     

1-Yoga y Cristianismo son incompatibles

2-Los peligros del yoga

3-El Zen

4-El Reiki, otra arma del diablo

5-El Chi-kung

6-El Tao

7-La Meditación Transcendental

8-Los Extraterrestres

Apéndice

 

Introducción

“Te doy gracias, Padre, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y se las has revelado a la gente sencilla» (Mt 11,25).

La gente sencilla, los humildes, son los que se dejan moldear por el Espíritu Santo. A ellos les basta saber que son incompatibles con el Cristianismo todas esas teorías orientales (de la India, China, Japón, Arabia), para alejarse de ellas como quien se niega a pasar por un andamio falso, y para no perder el tiempo en su estudio. Si ya conocemos la Verdad ¿Para qué estudiar falsedades? Si Cristo es “la Luz del Mundo” (Jn 8,12), “la Luz verdadera que ilumina a todo hombre” (Jn 1,90), quien no le sigue anda en las tinieblas del ocultismo. “Tus palabras son para mis pies una lámpara; la Luz de mi sendero” (Sal 119,105). Luego todo lo que nos propongan –cualquier filosofía, teoría, práctica- que no se ajuste a la Palabra de Dios –interpretada por la Iglesia Católica a lo largo de su Tradición- hemos de desecharlo como venido del Maligno. Cristo nos dice: “Quien no está conmigo está contra Mí y el que conmigo no recoge, desparrama” (Lc 11, 23).” Es pues, hora de decidirse y no caer en la tentación de “poner una vela a Dios y otra al diablo”, porque caeríamos en manos de este último.

Los temas que vamos a tratar se engloban en el movimiento que se llama Nueva Era (New Age). El Beato Juan Pablo II, alertó de estos males: “Las ideas del New Age a veces se abren caminos en la predicación, la catequesis, los congresos y los retiros, y así llegan a influir incluso en los católicos practicantes, que tal vez no son conscientes de la incompatibilidad de esas ideas con la Fe Católica” (Cruzando el umbral de la Esperanza)

Dejemos, pues, el estudio de las falsas doctrinas, para los que hayan de prepararse a misionar en aquellos ambientes, y así puedan demostrarles sus errores. Sabemos que nuestra Seguridad, nuestra Esperanza, nuestra Alegría, nuestra Paz es Cristo (Ef 2,14); y nuestro deber es ir por todo el Mundo predicando su Evangelio a toda criatura (Mc 16,15).”

>¡Qué bien lo sabía el jesuita S. Francisco Javier, Modelo del buen Ecumenismo, que llevó el Evangelio a esas tierras! En una carta a la Compañía de Jesús les comentaba:

Cuando lleguemos a Japón , vamos determinados de ir a la isla donde está el rey, y manifestarle la embajada que de parte de Jesucristo llevamos. Dicen que hay grandes estudios cerca de donde el rey está. (…) No recelamos vernos con los letrados de aquellas partes, porque quien no conoce a Dios ni a Jesucristo, ¿Qué puede saber? Y los que no desean sino la Gloria de Dios (…) con la salvación de las almas ¿Qué pueden recelar ni temer?” (Carta 85,9 desde Malaca, ciudad comercial más abajo de China, el 22 de junio de 1549)

>Juan III, Rey de Portugal, era nieto de los Reyes Católicos, y estaba emparentado con el Rey Español Carlos I. Las relaciones entre España y Portugal eran fraternas y participaban del objetivo más alto: extender la Fe Católica por el Mundo. Juan III fue el padrino de muchas de las empresas apostólicas de S. Francisco Javier. Nuestro Santo le escribió el 8 de abril de 1552, desde Goa (en la India) una carta, en la que le manifestaba su propósito de visitar al rey de China, para el que su amigo Diego Pereira, Capitán de la nave Santa Cruz, había adquirido unos regalos. Pero el mejor presente lo iba a entregar S. Francisco Javier de parte del Rey de Portugal, a quien se lo cuenta con estas palabras:

“Y de parte de su Alteza le llevo (al Rey de China) una pieza, la cual nunca fue enviada por ningún rey ni señor…..Este regalo es la Ley verdadera de Jesucristo…..que si él conociera, lo estimaría más que ser tan grande y poderoso como es” (Carta 109, n.4)

Pues bien, mencionamos al Patrono de las Misiones porque ya en su tiempo hubo de luchar contra los enemigos que nos acechan hoy y que denunciamos en el presente folleto. Cuenta en sus cartas los engaños con que los bonzos tenían a las gentes para que les mantuvieran económicamente; sus errores doctrinales respecto de la Fe Católica y su forma de vida; cómo había monasterios de bonzos y bonzas en los que reinaba la lujuria, incluso la sodomía: “Dicen (los del pueblo)… que hay una hierba que comen las bonzas para no poder concebir, y otra para echar luego la criatura si quedan preñadas”(…) “todos tienen mozos con los que pecan, y así lo confiesan diciendo que no es pecado

Por exigencias de tiempo, incluimos en este trabajo elemental las filosofías y sectas o religiones falsas que nos parecen más peligrosos en estos momentos. La lista podía ser larga y no tendría cabida en este breve folleto, pero es fácil de encontrarla situada en el corazón del diabólico y masónico movimiento llamado Nueva Era o New Age, que pretende unir todas las herejías y movimientos no cristianos y anticristianos, incluido el mundo esotérico de los extraterrestres, para destruir el Cristianismo e implantar en el Mundo un Gobierno Global sin Cristo. Como dijo Teodoro Roosvelt, masónico presidente de EEUU, tras su viaje a Argentina el 5 de noviembre de 1913: «Mientras esos países permanezcan católicos seremos incapaces de dominarlos».

Estemos, pues, atentos y dispuestos a desenmascarar a Satanás disfrazado de ángel de luz (2Cor 1,13-15) como: sabio escondido, modelo de justicia, solucionador de crisis, sanador, pacifista, extraterrestre,…

Abramos bien los ojos, pues el Enemigo no está lejos o fuera de las murallas. Pablo VI lo indicó: «Por alguna rendija se ha introducido el humo de Satanás en el templo de Dios» (30 de junio de 1972). ¿Qué diría hoy el Papa? A estas alturas son múltiples los boquetes por los que los malignos espíritus arrojan humo y confusión en la institución llamada a ser Luz del Mundo. Yoga, zen, tao, reiki, meditación transcendental, santería, Islamismo, cierta música,… son algunos de los venenos que, disfrazados de conveniencia cristiana y de ciencia de la salud, de ocasión de solidaridad y comprensión cultural, se propagan fácilmente entre personas que no practican la Fe y entre los que van por libre sin consultar a los pastores, creyendo que estas prácticas suponen un progreso para los cristianos.

Que nadie caiga en la trampa de querer utilizar algo de estos movimientos, pensando que es inofensivo. Ocurre como en los cepos para cazar ratones: el queso parece bueno, pero si el animal lo come se expone a la muerte. Por eso nos dice el Obispo de Stockton, Monseñor Donald W. Montrose, en una carta que no tiene desperdicio:

Usar algo que representa lo oculto, aun de manera inocente, es simbólico de nuestra dependencia del Poder de las Tinieblas.” (Carta Pastoral: “Guerra espiritual: El ocultismo tiene influencia demoniaca”)

>Conviene conocer lo que la Palabra de Dios nos dice sobre la salud, pero eso merece un capítulo aparte, que en estos momentos no incorporamos por problemas de espacio-tiempo. Por ejemplo, se nos dice que “el que peca contra su Hacedor (Dios) caerá en manos del médico” (Ecco 38, 15). Y efectivamente: pecados como la avaricia, la gula, la lujuria, la desconfianza en Dios,… ocasionan enfermedades físicas y psíquicas. La Biblia nos dice que hemos de buscar remedios en la Naturaleza, pero también en la Oración: “El Señor hace brotar de la Tierra los remedios, y el varón prudente no los desecha” (Ecco 38,4). “Hijo mío, si caes enfermo no te impacientes. Ruega al Señor y Él te sanará(Ecco 38, 9). Claro, que hay que pedir bien: con Fe y Confianza y para que se cumpla en nosotros la Voluntad de Dios (Sant 4,3). Algunos de los artículos son de personas muy preparadas sobre estos temas. Nosotros pretendemos colaborar con ellos en su ilusión de poner freno a esta invasión, que se produce ya lo mismo en ciudades que en pequeños pueblos, en salones municipales igual que en instituciones católicas.

En las ilustraciones de la portada vemos la Cruz de Cristo sobre el Mundo y sobre algunos símbolos ocultos que acechan al pie de la Cruz: manos idólatras buscando una falsa energía (el poder de Satanás); postura de yoga que adopta el símbolo esotérico (satánico) del ying yang; referencia a los 7 chacras: supuestos centros energéticos con los que el diablo entretiene a sus adeptos, postura de flor de loto para “meditar” en nada,…

El Católico ha de decidirse con seriedad. Si cree en Cristo ha de adherirse a su Evangelio con toda su alma, y desechar lo que no proviene de Él. La curiosidad por conocer y practicar lo que no es cristiano, supone una desconfianza interior que predispone a la persona a caer en manos del Diablo.

1- “Yoga y Cristianismo son incompatibles”

Lo dice el Padre James Manjackal M.S.F.S. (Sacerdote Católico, Misionero de S. Francisco de Sales) en una conferencia que lleva por título el que hemos escogido para este artículo. La información la tomamos de “Religión en Libertad”, conocido blog de internet. Los paréntesis explicativos, en letra de menor tamaño son nuestros.

El Padre Manjackal ha recorrido el Mundo predicando en retiros, dirigiendo convenciones y servicios de sanación, Escuelas de Evangelización e iniciando misiones entre los musulmanes en el Golfo de Arabia.

En 1989 fundó «Charis Bhavan», el renombrado centro carismático de retiros en Kerala, del que fue su Director y superior durante 6 años. Siendo indio, del estado de Kerala, es un gran conocedor de las corrientes espirituales que nacen en Oriente, en especial el Yoga, la Nueva Era, el Reiki… He aquí el texto de su conferencia:

Indio y Sacerdote Católico

«Como cristiano católico nacido en el seno de una familia católica tradicional en Kerala, en la India, pero habiendo vivido entre hindúes, y ahora como religioso, sacerdote católico y predicador carismático en 60 países de los cinco continentes, creo que tengo algo que decir sobre los efectos perniciosos que tiene el yoga en la vida y en la espiritualidad cristiana.

»Sé que hay un interés creciente por el yoga en todo el Mundo, incluso

entre los cristianos, y que también ese interés se extiende a otras prácticas esotéricas y de la Nueva Era como el Reiki, la reencarnación, la acupresión, la acupuntura, la sanación pránica o pranoterapia, la reflexiología, etc., métodos sobre los que el Vaticano ha prevenido y avisado en su documento Jesucristo, portador del Agua de la Vida”.

Confusión sobre el Yoga

»Para algunos el Yoga es un medio de relajación y de alivio de la tensión, para otros es un ejercicio que promueve la salud y el estar en forma y, para una minoría, es un medio para la curación de enfermedades.

»En la mente del católico medio, ya sea laico o del clero, hay mucha confusión, pues el Yoga según se promueve entre los católicos no es exclusivamente ni una disciplina relacionada con la salud ni una disciplina espiritual, sino que unas veces es una cosa, otras veces la otra, y frecuentemente una mezcla de las dos.

»Pero el hecho es que el Yoga es principalmente una disciplina espiritual y sé que incluso hay sacerdotes y hermanas en seminarios y noviciados que aconsejan el Yoga como una ayuda para la meditación y para la oración. »Es triste que hoy en día, muchos católicos estén perdiendo la confianza en las grandes prácticas espirituales y místicas para la oración y la disciplina que recibieron de grandes santos como Ignacio de Loyola, Francisco de Asís, Francisco de Sales, Santa Teresa de Avila, etc. y ahora sigan a espiritualidades y místicas orientales que provienen del Hinduismo y del Budismo.

»A este respecto, un cristiano sincero debería informarse sobre la compatibilidad del Yoga con la espiritualidad cristiana y sobre la conveniencia de incorporar sus técnicas en la oración y en la meditación cristianas. (Informarse de una persona competente que conozca la Doctrina de la Iglesia sobre el tema. El P. Manjackal es esa persona competente y conocedora de la sana Doctrina Católica)

Yoga es una unión con una divinidad impersonal

»¿Qué es el Yoga? La palabra Yoga significa «unión«. El objetivo del Yoga es unir el yo transitorio (temporal), «JIVA», con el (yo eterno) infinito «BRAHMAN», el concepto hindú de Dios. Este Dios no es un Dios personal, sino que es una sustancia impersonal espiritual que (dicen ellos) es uno con la Naturaleza y el Cosmos.

»Brahman es (para los hindúes) una sustancia impersonal y divina que “impregna, envuelve y subyacente en todo”. El Yoga tiene sus raíces en los Upanishads hindúes que son anteriores al año 1000 a.C., y dice sobre el Yoga que “une la luz dentro de ti con la luz de Brahman”.

»“Lo absoluto está en uno mismo” dicen los Upanishads Chandogya, “TAT TUAM ASI” o “ESO ERES TÚ”. Lo Divino habita dentro de cada uno a través de su representante microcósmico – el yo individual- llamado Jiva. En el Bhagavad Gita, el señor Krishna describe el Jiva como “mi propia parte eterna”, y afirma que “la alegría del yoga le llega al yogi que es uno con Brahman”.

Las ocho vías del Yoga

En el año 150 a.C., el yogi Patanjali explicó las ocho vías que guían las prácticas del Yoga desde la ignorancia a la iluminación (Falsa iluminación. Sólo Cristo es la Luz del Mundo). Las ocho vías son como una escalera. Son:

1- autocontrol (yama) 3- posturas (asana) (pranayama)2- práctica religiosa (niyama) 4- ejercicios de respiración
5- control de los sentidos (pratyahara) 6- concentración (dharana)
7- contemplación profunda (dhyana)8- iluminación (samadhi).

»Aquí es interesante observar que las posturas y los ejercicios de respiración, que frecuentemente son considerados en occidente como todo el Yoga, son los pasos 3 y 4 hacia la unión con Brahman.

El Yoga es una disciplina espiritual

El Yoga no es sólo un sistema elaborado de posturas y de ejercicios físicos, es una disciplina espiritual (falsa) que pregona llevar el alma al samadhi, a la unión total con el ser divino. El samadhi es el estado en el que lo natural y lo divino se convierten en uno, el hombre y Dios(la energía cósmica) llegan a ser uno sin ninguna diferencia”. (Brad Scott: ¿Ejercicio o práctica religiosa? Yoga: Lo que el profesor nunca le enseñó en una clase de Hatha Yoga” en el Watchman Expositor Vol. 18, No. 2, 2001).

Cuando te citan la Biblia en clave panteísta

»Este enfoque del Yoga es radicalmente contrario al Cristianismo, en donde

claramente hay una distinción entre Creador y criatura, entre Dios y hombre. En el Cristianismo, Dios es el “Otro” y nunca “el mismo”.

»Es triste que algunos promotores del Yoga, Reiki o de otras disciplinas o meditaciones distorsionen algunas citas de la Biblia al citarlas aisladas para corroborar sus argumentos tales como: “sois templo de Dios” “el agua viva fluye en ti”, “estaréis en Mi y Yo estaré en vosotros” “ya no soy yo quien vive, es Cristo quien vive en mi” etc. sin entender el contexto ni el significado de estas palabras de la Biblia. (No es de extrañar. En las tentaciones a Jesús en el desierto, el demonio se revela como buen conocedor de la Sagrada Escritura).

»Hay gente que retrata a Jesús incluso como a un yogui, como actualmente podemos ver en imágenes de Jesús en conventos, capillas y presbiterios. ¡Jesús está representado en posturas de meditación de yogui!

»Decir que Jesús es “un yogui” es negar Su divinidad, Santidad y perfección intrínseca, e insinuar que Él tenía una naturaleza imperfecta sujeta a la ignorancia y a la ilusión (Maya), y que necesitó ser liberado de su condición humana mediante la práctica y la disciplina del yoga.

El Yoga es panteísta

»El yoga es incompatible con la espiritualidad cristiana porque es panteísta –al decir «Dios es todo y todo es Dios»- y sostiene que existe una realidad única y todo lo demás es ilusión o Maya. Si sólo existe una realidad y todo lo demás es ilusorio, no puede haber ninguna relación ni amor.

»El Centro de la Fe Cristiana es la Fe en la Santísima Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo, tres personas en un solo Dios, el modelo perfecto de relación amorosa. El Cristianismo es todo sobre relaciones con Dios y entre los hombres. “Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón con toda tu alma y toda tu mente. Este es el principal y el primer mandamiento. El segundo es semejante a éste: Amarás al prójimo como a ti mismo” (Mt 22: 37-39).

No hay distinción entre bien y mal

»En el Hinduísmo, el bien y el mal, lo mismo que el dolor y el placer son ilusorios (Maya) y por lo tanto irreales. Vivekananda, el icono más respetado del Hinduismo moderno, decía: “el bien y el mal son uno y lo mismo(Vivekananda. “The yogas and other Works”, publicado por Ramakrishna Vivekananda Centre NY, 1953). En el Cristianismo, la cuestión controvertida del pecado como una ofensa contra la Santidad de Dios es inseparable para nuestra Fe, porque el pecado es la razón por la que necesitamos un Salvador. La Encarnación, la Vida, la Pasión, la Muerte y la Resurrección de Jesús son para nosotros medios de Salvación; es decir, para liberarnos del pecado y de sus consecuencias. No podemos ignorar esta diferencia fundamental, a la hora de (intentar) absorber en la Espiritualidad Cristiana el Yoga y otras técnicas de meditación orientales.

Una práctica pagana

»En el mejor de los casos el Yoga es una práctica pagana y en el peor es una práctica oculta. Esta es la religión del Anticristo -el hombre que se hace Dios- y por primera vez en la Historia está siendo practicada frenéticamente en el mundo occidental y en América.

»Es ridículo que maestros de Yoga lleven incluso una cruz o algún símbolo cristiano, (y luego) engañan a la gente diciendo que el Yoga no tiene nada que ver con el Hinduismo y dicen que es sólo cuestión de aceptar a otras culturas. Otros han intentado enmascarar al Yoga con apelativos cristianos denominándole “Yoga Cristiano”.

»Esta no es una cuestión de aceptar la cultura de otro pueblo; es una cuestión de aceptar otra religión (falsa), que es irrelevante para nuestra religión, y de conceptos religiosos (falsos).

Extendido en Occidente

»Es una pena que el Yoga se haya expandido tan frenéticamente desde los jardines de infancia hasta todo tipo de instituciones de medicina, psicología etc., llamándose a sí mismo ciencia, cuando no lo es en absoluto; y se está vendiendo bajo la etiqueta de “terapia de relajación”, “auto-hipnosis”, “visualización creativa”,”centering”, etc.

»El Hatha Yoga, está ampliamente difundido en Europa y en América como método de relajación y como ejercicio no agotador. Es uno de los seis sistemas reconocidos del Hinduismo ortodoxo; es en su origen religioso y místico, y es la forma más peligrosa de Yoga (Dave Hunt, “the seduction of Christianity” página 110).

»Recordad las palabras de San Pablo: “No os maravilléis, pues también Satanás se disfraza de ángel de luz” (II Cor 11: 14). Es cierto que mucha gente se ha sanado por medio del Yoga y de otras formas orientales de

meditación y oración. Aquí es donde los cristianos deberían preguntarse a sí mismos si necesitan una sanación y beneficios materiales o a su Dios, Jesucristo en el que creen, y Quién es la fuente de todas las sanaciones y de la buena salud.

(Se trata de sanaciones falsas, las conseguidas con el yoga. Lo comentamos al hablar del reiki en el Apéndice)

El deseo de ser Dios

»El deseo de llegar a ser Dios, es el primero y el segundo pecado en la Historia de la Creación, según está registrado cronológicamente en las Biblia: “Te decías en tu corazón: El cielo escalaré, encima de las estrellas de Dios levantaré mi trono; en el monte de la asamblea me sentaré, en lo último del norte. Subiré a las alturas de las nubes, seré igual que el altísimo” (Is 14, 13- 14). La serpiente le dijo a la mujer: «¡No, no moriréis! Antes bien, Dios sabe que en el momento en que comáis se abrirán vuestros ojos y seréis como dioses conocedores del bien y del mal» (Gen 3: 4-5).

»La filosofía y la práctica del Yoga están basados en la creencia de que el hombre y Dios son uno. Se enseña a poner el énfasis en uno mismo en lugar de en el Único y Verdadero Dios. Se anima a los que participan (en las sesiones de yoga) a buscar las respuestas a los problemas y cuestiones de la vida en su mente y en su conciencia, en vez de buscar soluciones en la Palabra de Dios a través del Espíritu Santo, como sucede en el Cristianismo. Se deja a uno, sin lugar a duda, expuesto al engaño del Enemigo de Dios, que busca víctimas a las que pueda arrancar de Dios y de la Iglesia (IPed 5: 8).

Una Europa avergonzada de sí misma

»En los últimos ocho años, he predicado la palabra de Dios principalmente en los países europeos que en tiempos fueron la cuna del Cristianismo, y de donde salieron evangelizadores y misioneros, mártires y santos.

¿Podemos llamar a Europa cristiana ahora? ¿No es cierto que Europa ha borrado de su vida todos sus valores y conceptos cristianos? ¿Por qué se avergüenza Europa de reconocer sus raíces cristianas? ¿Dónde están los valores morales y la ética que desde hace siglos se practicaban en Europa y que fueron llevados a otras civilizaciones y culturas a través de la proclamación valiente del Evangelio de Cristo? ¡Por sus frutos conoceréis el árbol!

»Yo creo que estas dudas y confusiones, la Apostasía e infidelidad, la frialdad religiosa y la indiferencia han llegado a Europa a partir de que fueron introducidos en Occidente la mística y las meditaciones orientales, las prácticas esotéricas y las de la Nueva Era.

Del yoga a lo demoníaco

»En mis retiros carismáticos, la mayoría de los participantes vienen con diferentes problemas morales, espirituales, físicos o psíquicos, para ser liberados y sanados y para recibir una nueva vida mediante la fuerza del Espíritu Santo.

»Con toda la sinceridad de mi corazón, puedo decir que del 80% al 90% de los participantes han estado en el Yoga, el Reiki, la reencarnación, etc., que son prácticas religiosas orientales. Allí han perdido la Fe en Jesucristo y en la Iglesia.» En Croacia, Bosnia, Alemania, Austria e Italia, he tenido casos claros en los que individuos poseídos por el poder de la Oscuridad gritaban “Yo soy Reiki”, “Yo soy el Sr. Yoga. Ellos mismos se identificaban a estos conceptos como si fueran personas, mientras yo dirigía una oración de sanación por ellos. Posteriormente tuve que hacer una oración de liberación sobre ellos, para liberarles de la posesión del Maligno.

¿No hay nada malo en el Yoga?

»Hay personas que dicen: “No hay nada de malo en la práctica de estos ejercicios, basta con no creer en la filosofía que hay detrás”. Sin embargo los promotores del Yoga, Reiki, etc, afirman claramente que la filosofía y la práctica son inseparables.

Un cristiano no puede aceptar el Yoga

»Por eso un cristiano no puede en ningún caso aceptar la filosofía y la práctica del yoga, ya que el Cristianismo y el Yoga son dos puntos de vista que se excluyen mutuamente. El Cristianismo ve al pecado como el principal problema del hombre, lo considera como un fracaso a la hora de ajustarse tanto a los estándares como al carácter de un Dios moralmente perfecto. El hombre está distanciado de Dios y necesita la reconciliación.

Cristo es la solución para el hombre

»La solución es Jesucristo “el Cordero de Dios que quita el pecado del Mundo” . Por la muerte de Jesús en la cruz, Dios ha reconciliado consigo al Mundo. Ahora llama a los hombres a recibir en libertad todos los frutos de su salvación sólo a través de la Fe en Cristo.

»A diferencia del Yoga, el Cristianismo ve la Redención como un regalo gratuito que sólo puede ser recibido y nunca ganado o alcanzado a través del propio esfuerzo o con obras. Lo que se necesita hoy en Europa y en muchos sitios es la proclamación enérgica del mensaje de Cristo, que viene de la Biblia y que es interpretado por la Iglesia, para evitar dudas y confusiones que se difunden en Occidente entre muchos cristianos, y llevarles al Camino, la Verdad y la Vida: Jesucristo. Sólo la Verdad puede hacernos libres.”

2 – Los peligros del Yoga

Insertamos ahora –casi completo- un artículo que nos da una idea general, con la que podamos alertar a los afectados que Dios ponga en nuestro camino. El autor es Jaime Duarte Mtz. (Analista, investigador socio-político y Consultor en Imagen Pública):

1. Disciplina o práctica milenaria, mística-espiritual hindú (1.800 a.C.). Sus posiciones y ejercicios son inseparables de su cosmovisión: «no hay Hinduismo sin yoga, y no hay yoga sin Hinduismo«.

2. Fueron Christopher Isherwood y la Sociedad Teosófica quienes trajeron a Occidente el Budismo zen y el yoga del Oriente. No se conocían antes estas creencias ni en Estados Unidos ni en Europa. Los gobiernos estadounidense y británico impulsaron sus planteamientos. La Sociedad Teosófica fue dirigida por masonas y ocultistas (Helena P. Blavatsky, Annie Besant, Alice Bailey*). – Fuente: José Lesta y Miguel Pedrero, Claves Ocultas del Poder Mundial, Ed. Edaf, Madrid, 2005.

3. En cualquiera de sus formas, la finalidad del yoga no es únicamente la relajación, la correcta respiración ni el bienestar o control físico, sino la «iluminación«. Es una «vía de perfección» (de 8 pasos) a través del control de los «elementos físicos y psíquicos» de la persona que pretende el «nirvana» (extinción del sufrimiento) para alcanzar la «iluminación» (apertura del «tercer ojo») y la «unión con Dios». Los primeros

5 pasos (disciplina moral, purificación corporal y espiritual, posturas gimnásticas-corporales, control respiratorio y desconexión sensorial) dicen los yoguis hindúes, son la preparación para alcanzar los grados más altos del «yoga regio» o «raja yoga».

Fuente: Manuel Guerra Gómez, Las sectas y su invasión del mundo hispano: una guía, EUNSA, Navarra, 2003, p. 491 y 992.

4. La «Iluminación» se lograría despertando a «Shiva» (dios hindú) en forma de serpiente («kundalini«), que se dice mora al final de la espina dorsal, o bien, en los genitales, con objeto de que ascienda desde ese punto por la columna vertebral y vaya «activando» uno a uno los 6 o 7 «chakras» (supuestos «centros de energía» ubicados a lo largo del cuerpo) y así se una a su esposa «Parvati» (diosa «energía») que le espera en la cabeza. El enlace Shiva-Parvati abriría el «tercer ojo» a nivel psíquico y ¿físico? Esta es la meta del «yoga kundalini» y de la «meditación dinámica».

Fuente: Fernando D. Saraví, Invasión desde Oriente: Los peligros de las nuevas filosofías hinduistas, Clie, Barcelona, 1995, p. 185-186. Mitch Pacwa, Los católicos y la Nueva Era, Florida Center for Peace, Miami, Florida, 1992, p. 256. La Biblia nos dice en Mateo 4, 10: “Está escrito: Al Señor tu Dios adorarás, sólo a Él darás culto”.

5. Instructores y difusores de esta disciplina como Ana Paula Domínguez (Directora del Instituto Mexicano del Yoga) confirman que, en efecto, las diferentes posiciones de ese método encarnaban al dios «Shiva» a quien solían adorar mediante un símbolo fálico llamado «lingam» (el pene del dios Shiva), y que «el objetivo era obtener la liberación al fundirse con aquella poderosa deidad». – Fuente: Milenio Diario, 12 julio 2002.

6. La apertura del «tercer ojo» ha sido motivo de interés de los yoguis, swamis y «maestros» orientales, como también de los ocultistas occidentales, pues afirman que con ello se tiene acceso al conocimiento de todo cuanto existe, de toda la realidad aún de la sobrenatural (por ejemplo, sobre el futuro). Por ello, personalidades como el fundador del Satanismo, Aleister Crowley (“el satanista más depravado de todos los tiempos”) y Jon Klimo (el «médium» más famoso de la Historia), practicaban y recomendaban ampliamente el yoga. Fuente: Jaime Duarte Martínez, Nueva Era vs.(versus=contra) Buena Nueva, México, 2007, p. 64 y 329.

7. Asociaciones como la Masonería (excomulgada por la Iglesia Católica) promueven dicha práctica oriental. En el ritual llamado «Paladión», el segundo paso (de cinco en total) consiste en la «iluminación» o apertura del «tercer ojo». Willian Shnoebelen (ex satanista y ex masón) quien practicó el ritual, afirma que ese ojo («el Ojo que todo lo ve») «es el punto de contacto entre los humanos y la conciencia de Lucifer» y se comienza a «pensar como él piensa y a ver con sus ojos… No es una buena experiencia«.

Fuente: William Shnoebelen, La Masonería más allá de la luz, Chick Publications, California, 1997, p. 197.

8. Gopi Krishna, ex yogui de Cachemira, que introdujo la teoría del «Kundalini» («energía vital» y «serpiente»), estuvo a punto de caer en locura completa en 1937, mientras meditaba sobre su «chakra» superior (o «tercer ojo»). Dijo: «De aquí en adelante, durante largo tiempo, tuve que vivir pendiente de un hilo, debatiéndome entre la vida y la muerte, entre la salud y la enfermedad…». «He pasado por casi todas las etapas de… tipos de mente: mediúmnica, psicótica y otros; durante un tiempo estuve alternando entre la cordura y la locura«. Fuente: Abraham Dastferrez, Nueva Era, Ed. Clie, Barcelona, 2000, p. 235.

9. El Swami Prabhavananda advierte sobre los peligrosos efectos físicos que pueden resultar de los ejercicios de respiración yoga: «A menos que se hagan correctamente, hay una buena posibilidad de dañar el cerebro. Y las personas que practican este tipo de respiración sin una supervisión adecuada pueden sufrir una enfermedad que ninguna ciencia o médico conocidos pueden curar«. Los ejercicios respiratorios tienen como finalidad, en la religión hindú, aspirar el prana = la esencia del éter, el AtmanBrâhman, lo divino, la “fuerza vital” (“la energía”). (…)

11. El Pbro. Manuel Guerra, un importante investigador de las sectas, afirma que es un riesgo «suprimir la conciencia«; sin embargo, el segundo principio del «sutra» (discurso de Buda) dice que «el yoga consiste en impedir que la conciencia/pensamiento tome formas diversas«, o sea, en la «cesación de la actividad mental«. Fuente: Manuel Guerra Gómez, Las sectas y su invasión del mundo hispano: una guía, EUNSA, Navarra, 2003, p. 992.

12. El Pbro. Alfonso Uribe Jaramillo considera: «El yoga… para el Cristiano es un camino erizado de peligros y, a la larga, si no lo aparta de Jesucristo, lo llevará a una gran confusión, pero no a la verdadera perfección cristiana». Fuente: Alfonso Uribe Jaramillo, Ángeles y demonios, Lumen, Argentina, 1995, p. 205.

13. El Cardenal Norberto Rivera Carrera señala: «El yoga es, en su esencia, un ejercicio espiritual y corporal nacido de la espiritualidad hindú. Las posturas y ejercicios, aunque se presentan como un simple método, son inseparables de su sentido propio en el contexto del Hinduismo. El yoga es una introducción a una tradición religiosa muy ajena al Cristianismo. La palabra «yoga» significa «unión». Habría que preguntarnos: ¿Unión con qué?«. Fuente: Norberto Rivera Carrera, 18 preguntas sobre la Nueva Era, México, 1996, pregunta 16.

14. El Consejo Pontificio para la Cultura y el Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso del Vaticano ubican al yoga como parte de las muchas prácticas de la New Age, al tiempo de cuestionarla como forma de «iluminación».Fuente: www.vatican.va/roman_curia/pontifical_councils/intere lg/documents/rc_pc_interelg_doc_20030203_new-age_sp.html 15. Existen ya testimonios de posesiones demoníacas, parciales o totales, en personas que practicaron el yoga. Los mismos ocultistas y médiums ya mencionados, nos confirman lo anterior, pues usaban su cuerpo con esta técnica para entrar en contacto con los «muertos» (espíritus malignos).

Por lo tanto, el Yoga es una forma actual de idolatría, esoterismo, neopaganismo, ocultismo, adivinación, comunicación «mediúmnica» y posesión diabólica. Yoga y Cristianismo son esencialmente incompatibles. No diga ahora… que no sabía.

Comentario del portal: Lo que la gente no sabe es que antes de Cristo los ángeles caídos ejercían poder a partir de las imágenes dedicadas a ellos. Estas son las famosas deidades hindúes y de otros pueblos paganos (aztecas, mayas, egipcios, chinos, etc.). No eran estúpidos que creían que haciendo una figurita ésta tenía poder: realmente “pasaban cosas” a partir de su idolatría. A tal punto se creían beneficiados que les sacrificaban niños. Con el triunfo de Cristo, esos ángeles caídos fueron encadenados en el Infierno, pero el Apocalipsis confirma que Satanás recuperará dicho poder hacia el fin de los tiempos.

De muestra un botón: pocos saben que el Budismo tiene una ceremonia anual consagrada a un demonio. – *Alice Bailey, Fundadora del “Trust de Lucifer” (Empresas de Lucifer) es, junto con las anteriores, promotora del New Age.

3 – El Zen

Artículo de Monseñor Alfonso Uribe Jaramillo, Obispo emérito de Sonsón (Río Negro-Colombia), de su libro “Ángeles y demonios”. En este trabajo hemos recortado algunos párrafos y colocado algunos paréntesis explicativos.

“Si el yoga procede de la India y es del Hinduismo, el Zen es propio del Budismo y procede del Japón.

Hoy día cuando el Budismo atraviesa una honda crisis en el Japón, el zen penetra firmemente en occidente, principalmente en los monasterios y casas de espiritualidad, en los que se practica el zezen o forma de meditación zen. En el Japón se han constituido «zendos» (monasterios zen) en los que los occidentales son amaestrados para marchar después a Europa y Estados Unidos, donde ellos enseñarán el zen en su propia lengua (…).

En el zen hay también diversidad de ramas o tradiciones, como el «soto-zen” y el «rinzaí-zen”; las diferencias, más que en el fin que buscan, están en el camino que siguen.

Algunos presentan el zen como religioso, como el «fondo de toda religión» y algo que puede existir en todas las religiones, y hasta hay quien afirma que converge con la Biblia; es más, que Cristo y Buda son parecidos, buscando paralelismos entre el espíritu del zen y los pasajes del Nuevo Testamento, sin escrúpulo de instrumentalizar la Palabra de Dios (…)

Si en el yoga la cumbre a la que se llega es el «samadhi» (especie de éxtasis, de unión con la divinidad: Brahman, Visnú, Krishná,…), en el zen el punto culminante a que se puede llegar por la experiencia meditativa es el despertar o la iluminación interior, en la que se da la toma de conciencia del Yo universal y en la que uno mismo se identifica con el todo: esto es lo que se llama el Satori.

En el Satori toda la diferencia entre el Yo y el Tú, entre Dios y el hombre, desaparece. Es el espíritu de Buda o Bodhi (el saber por el que se experimenta la iluminación) o Prajna (suprema sabiduría).

He aquí algunos reparos que un cristiano no puede minimizar:

a) La práctica del zen implica de algún modo la adopción de la filosofía e ideología que subyace en el mismo, en la que no se da una distinción entre un Dios creador y las cosas: el Ego absoluto es más bien el Dios casi personal. Este es el punto neurálgico de la diferencia. De Dios se hablará en tanto en cuanto realización de sí mismo. El hombre – zen podría decir: «yo soy tan grande como Dios, El es tan pequeño como yo«.

b) Bajo el análisis implacable de la luz zen, aquel que lo abraza ha de repensar todo, hasta los conceptos que tiene de Dios, de su yo, de la persona. Y esto necesariamente según el espíritu y la mentalidad del Budismo.

c) La semejanza del zen con la vida y la mística cristianas no tiene sentido más que en la línea de una meditación de tipo intuitivo y no discursivo, lo cual se da en la contemplación cristiana en grado mucho más profundo. Puede haber ciertas coincidencias entre la iluminación del budista y la contemplación del místico cristiano: en ambos se da una intuición del ser, es cierto. Pero a pesar de todas las concordancias, siempre hay una diferencia esencial.

Para terminar reconozcamos que una gran mayoría de cristianos nunca llegan a descubrir la oración cristiana, ni a tener una experiencia profunda de Dios en la oración. Habría que atender más a este aspecto tan esencial de la educación de la Fe, en la que se ha puesto más el acento en lo que a la transmisión de conocimientos se refiere, con detrimento de una preocupación por la creación de actitudes evangélicas.

Es necesario llegar por una oración profunda, sosegada y; humilde, a una relación profunda con el Señor Resucitado, al que no podemos aceptar como Camino si no lo aceptamos como Verdad y Vida.

Quizá se estaba perdiendo la clave de la oración y de la contemplación. Tenemos un rico tesoro de sabiduría y experiencia en las Sagradas Escrituras y en la Tradición cristiana acumulada durante siglos. No tenemos por qué ir a buscar el secreto de la oración y hasta la sustancia de los misterios divinos en otras fuentes fuera del Cristianismo.

Quizá también necesitemos redescubrir la experiencia de los místicos cristianos, esa experiencia que brotó espontáneamente del desarrollo de las grandes virtualidades de la vida cristiana, y que se manifestó en todos los tiempos, desde la época de los Padres, pasando por la Edad Media y el Renacimiento, hasta los grandes contemplativos de nuestros días.

Nota: Sobre este tema la Iglesia oficialmente ya se ha pronunciado, cfr. Congregación para la doctrina de la Fe, Carta de los Obispos a la Iglesia Católica sobre algunos aspectos de la meditación cristiana, Octubre 15/89.”

4 – El Reiki, otra arma del diablo

Insertamos un artículo del P. José María SJM, levemente retocado: “¿Por qué los católicos no debemos practicar el Reiki?

Hoy en día tristemente muchos católicos, tal vez por ignorancia, asisten a sesiones de Reiki. Es bueno saber el terreno en el que están pisando, y cuidar nuestro crecimiento espiritual si realmente queremos seguir las enseñanzas de Cristo. Aquí les dejo un pequeño análisis de lo que se practica con el Reiki.

1º- El Reiki pretende domesticar y utilizar la llamada “energía vital universal”. Pero ¿qué es la energía vital universal? (que otros llaman energía cósmica, magnética, “crística”, etc.). San Pablo habla de las “energías de este mundo de tinieblas” (Ef 6,12). Y sabemos que, desde el pecado original, no sólo el hombre está herido, sino que la armonía del Mundo queda destruida (Catecismo de la Iglesia Católica Nº 400) y las energías del Cosmos son perturbadas por fuerzas malignas: “El mundo entero yace en poder del Demonio” (1 Jn 5,19). Así, el que se abre a la “energía universal” se abre a fuerzas que no conoce, y que no son buenas.

2º- El Reiki se transmite por seminarios de iniciación, al contrario de los dones del Espíritu Santo que no se transmiten de una persona a otra, sino que se reciben como un don gratuito de Dios. Lo que actúa en el Reiki no es el Espíritu Santo (Además, si el Reiki fuera un don de Dios, no se necesitaría ningún dinero).

3º- De hecho, el iniciado se pone en estado de médium, para recibir el Reiki y transmitir este mismo estado de conciencia a otro. Es en este estado de médium que uno se vuelve receptivo a las entidades del mundo oculto.

Los exorcistas afirman que ya en la primera iniciación, el espíritu del mal entra en la persona. Los que así adquieren los poderes de la Bestia son capaces de emitir “vibraciones de sanación” o mensajes conscientes o inconscientes que pueden influenciar, en forma positiva (aparentemente) o negativa, a las personas, las situaciones, los animales y hasta la materia.

4º- El reikista termina abriéndose a los llamados “maestros guías” o “espíritus guías”, que son voces interiores que le hablan. Nos preguntamos: ¿Quiénes son estos “espíritus-guías”, estos “maestros” a los que se someten los reikistas? Si no son Jesucristo, ni Dios, ni el Espíritu Santo, entonces ¿Quiénes son? La Biblia habla de estas fuerzas que dirigen el Universo, y que Jesucristo despojó de su poder de muerte (Col 2.15)… Ha habido casos en que cuando una persona quiso dejar el Reiki, estos “guías” se desenmascararon, empezaron a insultarla y amenazarla de todo, día y noche, incluso de muerte. Y cuando rezaba el Rosario, no aguantaban y le suplicaban que parase de rezar.

5º- El Reiki es panteísta, enseña que el hombre es una simple emanación de la “energía divina cósmica”, y que le basta con tomar conciencia de la misma para tener poderes divinos: ¿No es la misma tentación de la serpiente, “Seréis como dioses”? Nosotros creemos que somos creados por un Padre bueno, que quiere compartir con nosotros su Amor y su Felicidad.

6º- El Reiki cree en la re-encarnación; o sea, no importa lo que haces con tu vida ya que tendrás otras. Es incompatible con la Palabra de Dios, que nos enseña que cada persona, cuerpo y alma, es única e irrepetible, y que morimos una sola vez; después hay un Juicio (Heb 9, 27) porque somos responsables de lo que hacemos con nuestra vida.

7º-El Reiki, como otras prácticas de la Nueva Era, rechaza el Cristianismo como culpabilizante e intolerante. Consideran a Jesús simplemente como una de las múltiples re-encarnaciones de un gran “maestro” que ellos conocen por medio de videntes (brujos) y otras comunicaciones ocultas. Sin embargo, para los cristianos, Jesucristo es Hijo único de Dios, y derramó su Sangre en la Cruz para perdonar nuestros pecados y salvarnos del Infierno, y resucitó para abrirnos el Cielo.

8º- El Reiki pretende sanar todos los niveles del ser: físico, mental y espiritual. ¿Sana realmente? Aparte del hecho de que la sugestión producida en el psiquismo de los enfermos puede iniciar un proceso de autosanación, que no tiene nada que ver con las explicaciones cosmológicas que hacen.

9º- ¿Cómo puede uno escaparse del Reiki? Es difícil y largo, porque el demonio no te deja escapar fácilmente. Pero es posible, porque Jesucristo es el Vencedor de las entidades ocultas. Se necesita ante todo una conversión profunda a Jesucristo; una confesión con un sacerdote para cortar todos los lazos con poderes ocultos; oraciones de liberación, que cualquier sacerdote puede realizar; y si fuera necesario, el exorcismo dado por el sacerdoteexorcista de la diócesis. Se necesita una vida cristiana verdadera, la Misa diaria para nutrirse del Cuerpo y la Sangre del Salvador y pasar la agonía espiritual que va a seguir. (…)

Fabienne Guerrero empezó a recobrar paz interior cuando se puso a rezar el Santo Rosario y pidió el sacramento de los enfermos. El Rosario es una de las oraciones de liberación más poderosas. Y el sacramento de la Unción de los enfermos tiene por gracia propia el consuelo, la paz y la valentía para vencer las dificultades propias al estado de enfermedad grave o fragilidad. Es un Don del Espíritu Santo que renueva la Confianza y la Fe en Dios, fortalece contra la tentación del Maligno (de desánimo y angustia de la muerte) y conduce a la sanación del alma y (si Dios quiere) del cuerpo. Da fortaleza para unirse a la Pasión de Jesucristo y llevar fruto por esta misma configuración a la Pasión Redentora del Salvador.

Hermanos, tengamos mucho cuidado de no caer en estas prácticas paganas y si conocemos una persona que asista a estas sesiones, hagámosle la advertencia.

P. José María, SJM El 23 de marzo de 2008, fiesta de la Resurrección de Jesucristo.

5 – El Chi-Kung

Es otra práctica china, semejante al yoga que, como él, debe de estar infectando los programas de los fisioterapeutas. Advierten de que si se practica de forma inadecuada y sin la asistencia de un maestro puede provocar enfermedades mentales. Nosotros pensamos que la enfermedad mental está asegurada con estas prácticas y, lo que es peor, la enfermedad espiritual que alejará a las personas del único Salvador, Jesucristo. Sí se comprende que, en estos tiempos de crisis económica y paro galopante, quieran dar empleo a estos “maestros”. Tomamos un resumen de internet:

“El Chi-kung es un término de origen chino (Qigong) que significa «cultivo de la energía vital» para en una serie de técnicas y ejercicios de baja intensidad que ayudan a mantener un equilibrio natural de la mente y del cuerpo. (…) se remonta al mítico emperador amarillo Kwang-Ti (2.698-2.599 a. de C). Sin embargo, la palabra tal y como la conocemos fue acuñada en la década de los 40 del siglo XX por el maestro Hu Yuezhen.

El Chi-kung esta formado por una extensa gama de ejercicios físicos y mentales que combinan la respiración, la concentración mental y el movimiento físico para aumentar y mejorar el flujo de la energía vital, mantener la salud y tratar enfermedades, siendo considerado también como un método terapéutico. Los ejercicios y la respiración conducen a un estado de relajación consciente que deriva en la meditación. Se considera el Chi-kung como un arte madre por derivar del él el tai-chi y el kung-fu, ambos considerados artes marciales”.

Dicen que “de por sí solo, los ejercicios son curativos en muchas enfermedades crónicas y la meditación es el encuentro con la energía universal, tanto para obtener nuevas ideas, abrir nuevas fronteras de la mente, tanto como para fomentar la creatividad, mayor energía, tonicidad muscular, mejor funcionamiento de los órganos, etc. (…)

6 – El Tao

La palabra Tao significa camino, incluso “el gran camino”. Puede entenderse también como el “método” o “la doctrina”. El significado del tao depende del contexto y puede usarse como término filosófico, cosmológico, religioso o moral.

Pero los cristianos sabemos que sólo Cristo es “el Camino, la Verdad y la Vida; y no sólo la Vida eterna, sino también el Dueño de de la salud corporal, como demostró sanando a innumerables enfermos y continúa desde los comienzos de la Iglesia hasta nuestros días.

Tomamos algunos aspectos principalmente (de varias) de la famosa Wikipedia: Difundida por el Taoísmo, también se usa en el Confucionismo, el Budismo zen y en la religión china, con matices distintos en cada caso. Puede traducirse literalmente por ‘el camino’, ‘la vía’, o también por ‘el método’ o ‘la doctrina’. El Taoísmo se refiere a la esencia primordial o al aspecto fundamental del Universo. Lao-Tsé y Confucio predicaban el abandono de nuestro propio camino para seguir, en su lugar, el «gran camino».

Creen los taoístas que “los seres humanos a menudo presentan obstrucciones de energía en los órganos internos (…) Estas obstrucciones (…) restringen el flujo de la energía Chi (la misma que la del Chi-Kung), nuestra fuerza vital. Las emociones negativas, como el miedo, la ira, la ansiedad, la depresión y la preocupación, son las más perjudiciales. El exceso de trabajo, el estrés, los accidentes, la cirugía, las drogas, las toxinas, la mala alimentación y la mala postura también causan problemas.”

Todos sabemos que las preocupaciones influyen en el estado psicológico del individuo y en su sistema nervioso que, al no funcionar correctamente, deja la puerta abierta a enfermedades. Pero el sistema nervioso no es un canal de energía cósmica, sino una red de control corporal que ha de ordenar y dirigir la persona con su razón. En cuanto a los malos efectos de las preocupaciones, no descubren la pólvora. Es algo de dominio público, que ya encontramos en nuestro Libro Sagrado: “El corazón alegre constituye buen remedio; mas el espíritu triste seca los huesos» (Prov 17,22).

En sus ejercicios de “meditación” creen haber descubierto que los órganos internos del cuerpo están “conectados con las Cinco Fuerzas del Universo” (madera, fuego, tierra, metal y agua) y que “son un vínculo entre el microcosmos humano y el macrocosmos universal. Los órganos contienen las esencias de la fuerza espiritual del ser humano”. (…)

También dicen que el tao es el flujo cósmico que actúa en el Universo, y le van a atribuir un carácter divino y panteísta: “El tao fluye lentamente, pero nunca para y es increíblemente poderoso, manteniendo las cosas del Universo en orden y equilibrio. Se manifiesta a través de cambios de estaciones, ciclos vitales o mutaciones de poder u orden. El tao es la ley de todo. El que sigue al tao se hace uno con el tao.

Luego entran en un juego de palabras, a nivel de galimatías o elucubración cósmica: “Además, conviene comprender el chi (término chino para ‘vapor, aliento o energía’), porque el chi y el tao van de la mano, ya que el chi es la energía que circula en el Universo, por lo que se puede decir que el tao es flujo de chi.

El concepto del Tao se basa en aceptar que la única constante en el Universo es el cambio y que debemos aceptar este hecho y estar en armonía con ello. El cambio es el flujo constante del ser al no ser, de lo posible a lo real, yin a yang, femenino a masculino. El símbolo del tao, llamado taijitu, está constituido por el yin y el yang confluyendo en un círculo.”

Así pues, tampoco los taoístas creen en Jesucristo y su Evangelio. El cristiano debe alejarse de ellos y rezar por su conversión.

7 – La Meditación Transcendental

1º- En el plano de la Religión Católica

Cristo Jesús nos ha revelado nuestra condición de hijos de Dios, llamados a vivir eternamente felices con nuestro Padre Creador en el Reino de los Cielos; pero también nos ha enseñado que quien libremente desprecia la Eternidad feliz con Dios, se hace merecedor de la infelicidad eterna en el Infierno.

>Dios es Amor y por Amor crea el Universo y coloca en él al hombre, del que espera, a su vez, una respuesta de amor. Para ello es necesario que el hombre vaya, día a día, conociéndole cada vez más. Esto lo consigue en la medida que es capaz de transcender la realidad material, que inunda los sentidos del cuerpo, y comienza a percibir la realidad espiritual, dándose cuenta de que en ella está inmerso y que en ella descubre a Dios, que trata a su criatura de forma individual, personalizada, sin menoscabo de su libertad,…

El Cristiano, necesita, pues, meditar, detener su rumbo mundano, para unir su mente y su corazón con su Padre Dios y dejar que Él guíe nuestros pensamientos, nuestros sentimientos, nuestra vida. Y no lo hace imaginativamente, a ciegas, por el método de no pensar en nada; sino que en ese camino interior de meditación para buscar la Luz y el Amor de Dios, tiene por Guía a su Palabra revelada objetivamente (La Sagrada Escritura), interpretada a través de la Institución que el mismo DiosHombre fundó: la Iglesia Católica.

Una de las formas que más se emplea en la meditación cristiana consiste en –después de haber invocado al Espíritu Santo- leer un pasaje de la Escritura y, en silencio, esperar a ver qué me dice personalmente esa Palabra, cuál es la Voluntad de Dios sobre mí, y luego darle gracias por tantas cosas. Un paso más sería la contemplación, en la que sintiéndonos en presencia de Dios, nos quedamos en silencio ante Él, sabiendo que está a nuestro lado y nos ama como el mejor de los padres. Esta es la verdadera “meditación transcendental”, la que nos pone en comunicación con el único Dios verdadero y orienta nuestra vida hacia Él.

En esa meditación la Iglesia Católica tiene la más alta experiencia, con todo un plantel de profetas y místicos que han experimentado éxtasis, visiones, locuciones, levitaciones,…(insertamos una imagen de Santa Teresa de Jesús) Pero aun sin llegar a tal grado de contemplación, la meditación nos pone en la

presencia de Dios (no nos hace dioses) que nos comunica su Gracia (no hay chi, ni tao, ni cosa que se le parezca) nos sitúa por encima de la perspectiva mundana y material, y nos permite gozar ya en esta vida de la Paz y alegría que nos esperan detrás de la cortina de la muerte corporal.

Para conseguir una buena meditación hay que procurar hacer silencio interior, cerrando las ventanas al Mundo, procurando que las preocupaciones no nos distraigan, y silencio exterior: procurando evitar la ausencia de ruidos, conversaciones,… Por eso qué difícil es dar gracias cuando acaba la Santa Misa, con el griterío que arman los “fieles” en el interior del Templo, sin que los sacerdotes les corrijan.

Claro que esto no se lo pone fácil el Mundo a nadie. Por una parte las tentaciones clásicas (Demonio, Mundo y Carne) tratan de apagar en nosotros la vida espiritual, de separarnos del Camino de Dios, Jesucristo; por otro lado, las necesidades y preocupaciones materiales a veces nos acosan y nos ponen en una situación de estrés, que podría dañar nuestra salud corporal, psicológica o espiritual. Entonces hemos de poner los remedios naturales (descanso,…) y sobrenaturales (Confianza en Dios,…) para relajarnos y llenarnos de optimismo cristiano.

2º En las “Religiones” Orientales.

En estos tiempos de Apostasía, en que muchas naciones cristianas han marginado el Evangelio de Jesucristo, las gentes buscan su alivio en filosofías y religiones falsas, en el mundo esotérico, como hemos visto; porque, como decía Chesterton, “El que no cree en Dios acaba creyendo en cualquier cosa”.

A diferencia de la Meditación Cristiana, la transcendental de las prácticas orientales, no busca la unión con la Verdad, con un Dios personal; no se esfuerzan por interiorizar ninguna idea o pensamiento, sino que procuran evitarlos para alcanzar un vacío interior. Se limitan a repetir mantras lentamente, autoconvencidos de que la fuerza de los sonidos les va a alterar la conciencia poniéndolos en armonía consigo mismos, con los demás y con el Universo; se van a sentir dioses. De esta forma esperan obtener luces, sanaciones, …milagros. Es el samahdi en el yoga o el satori en el Zen.

Como los que practican esto no buscan a Dios, ¿En manos de quién se ponen? ¿Quién provoca en ellos extrañas sensaciones? Sin duda el demonio.

8 – Los Extraterrestres

Brevemente exponemos algunas de las características que más se comentan. En estos tiempos se le da mucha importancia a este tema. Se dice que se han manifestado en todas las épocas, que algunos inspiraron a tribus indias, precristianas, civilizaciones antiguas, comunicándoles una sabiduría oculta que se conservaría de forma enigmática en pirámides, y restos grabados en piedras, en pinturas rupestres,…

Los hay que van más allá, y cuentan que fueron los extraterrestres los que mediante experimentos genéticos nos crearon y sembraron nuestra semilla en la Tierra. Vamos, de película de humor negro. Pero ahí está ese ataque a la Fe Católica en un Dios Creador Todopoderoso.

Es cierto que las fotografías y vídeos que se muestran como ovnis son de pésima calidad. Y eso que llevan décadas contándonos que en Estados Unidos se han estrellado algunos y que parte de sus ocupantes murieron (¡Vaya! También los extraterrestres tienen fallos de cálculo y son mortales); que ha habido ya contactos, entrevistas, entre el Gobierno de EEUU y dos tipos de extraterrestres: unos de aspecto semejante a nosotros, y “los grises” más semejantes al de la película E.T. El país americano habría llegado a algún acuerdo con “los grises”.

También ocurre que muchos de los fenómenos luminosos vistos en la atmósfera y catalogados como vehículos extraterrestres, pueden haber sido obra humana; sobre todo con medios tecnológicos como las representaciones holográficas mediante rayos láser, o el HAARP estadounidense (programa de investigación de aurora activa de alta frecuencia), con el que podrían ocasionar no sólo apariencias luminosas en la atmósfera sino terremotos, tsunamis,… De hecho, la Armada Rusa acusó a EEUU en 2010 de haber provocado el terremoto de Chile con este medio.

Lo más peligroso es que se da cierta afinidad y confluencia entre los afiliados a las prácticas orientales que hemos comentado y los seguidores del mundo esotérico de los OVNIS, de forma que sus adeptos –y adictos podrían protagonizar los mismos actos: repetición de mantras, sonidos o zumbidos, uniendo sus manos en grupo circular, en una especie de meditación transcendental, para conectar con la energía que mueve a los extraterrestres e invocar su presencia.

Tanto en las prácticas orientales como en el esotérico de los extraterrestres, incluso en el ámbito del ateísmo rebelde, se pretende que los extraterrestres ayuden con su tecnología superavanzada a que los seres humanos venzan la muerte, y puedan dominar el espacio y el tiempo; en definitiva, que los extraterrestres podrían ser el medio para endiosar a los hombres; tentación que desde el origen del hombre hasta nuestros días, no ha dejado de surtir efecto en los humanos.

Nosotros sí creemos que el demonio tiene poder para vestirse de ángel de luz, lo mismo que de extraterrestre. Porque sí creemos en la presencia de estos seres. Son demasiados los testimonios. Pero como los supuestos Mensajes que nos traen no hablan de Jesucristo ni de su Evangelio, su misión es clara: servir de confusión al Mundo para que las gentes se alejen de Dios y adoren a Satanás y escuchen a su enviado el Anticristo. Los extraterrestres que nos presenta el mundo esotérico, son pues, demonios. Una prueba más de ello es que huyen ante la Cruz y el Agua bendita, según testimonio que hemos escuchado en directo de una protagonista.

Así pues, llevemos nuestros sacramentales (Escapulario, Crucifijo, Rosario,…) y no les tengamos miedo: ¿Quién como Dios? El que les teme es que desconfía del Poder de Dios y de su protección. No sea así con nosotros. Confiemos en el Señor y disfrutemos de la Paz que Él otorga a quienes le aman.

Nuestro comentario: APÉNDICE

A modo de apéndice –que no de epílogo o resumen- insertamos nuestro comentario, tratando de ampliar la información de algunos términos relacionados directa o indirectamente con el tema, y señalando la divergencia de estas teorías religiosas con la Verdad Católica revelada por Dios Creador a través de Jesucristo. Queda claro que este folleto está destinado a católicos fieles, comprometidos en vivir y extender el Evangelio “a toda criatura” ( Mc 16,15).

No se nos olvida que “Satanás se reviste de ángel de luz” (2Cor 1,13-15) y que sigue intentando engañar al Mundo con la mismísima tentación que sufrieron Adán y Eva: “Seréis como dioses” (Gen 3,5).

1-Similitud entre estos movimientos.

Como acabamos de ver, tanto en el zen como en el yoga, hay ejercicios respiratorios, aunque sean de distinto ritmo. En ambos casos hay concentración mental, meditación transcendental, mientras se repiten palabras o frases –los mantras- para conseguir cierto estado psicológico o mental, que ellos llaman samhadi,

especie de éxtasis de unión con una falsa divinidad en el yoga, o una “iluminación” que nada tiene que ver con la “Luz” de Cristo. También sus partidarios creen en la reencarnación; algo que puede realizarse lo mismo en una persona (de casta superior o inferior), que en un animal o juna planta, dependiendo de los méritos o maldades que haya acumulado en las vidas anteriores.

Respecto a esto último, el error principal de estas falsas doctrinas es no entender que las personas pueden quedar poseídas por malignos espíritus, quienes no sólo se pueden revestir de ángeles de luz, sino de personajes difuntos, haciéndoles creer a sus víctimas que se trata de reencarnaciones y demás barbaridades.

Por tanto, ni en el yoga del hinduismo ni en el zen budista, se cree en la existencia de un alma individual e inmortal, ni en la Resurrección de los muertos acompañada de una Felicidad Eterna (Cielo) o de un Castigo eterno (Infierno), ni en el Dios Trinidad y la Encarnación del Hijo de Dios, Jesucristo. Pero todo esto ya ha sido convenientemente explicado.

Añadiremos también que estas prácticas tienen un carácter irracional, puesto que en ellas predominan los sentimientos sobre el pensamiento, cuando lo propio del Cristiano es guiarse por la razón iluminada por la Fe, quedando los sentimientos en un segundo plano y en manos de Dios.

2-Los Mantras.

Vamos a insistir en su significado. Se entiende por mantras, a las palabras que los adictos a estas religiones creen tener un poder misterioso (“místico” dicen, empleando un término católico que no les corresponde) y que repiten una y otra vez al ritmo de la respiración, para concentrarse hasta estabilizar su mente (o sea, dejarla en blanco) tratando de conseguir paz interior, curaciones, luces no santas, belleza,…

Dicen que los mantras pueden tener o no sentido; pero normalmente lo tienen, y muchas veces oculto; lo que es peor, ya que entonces se actúa subliminalmente sobre la conciencia del que lo practica. Así por ejemplo, la palabra Om es un mantra que repiten tres veces al comenzar y terminar las clases de hatha yoga: ese que algunos se creen que se trata sólo de posturas corporales. Los hindúes, además de no comer carne de vaca aun cuando se estén muriendo de hambre, son expertos en elucubrar con el origen del Cosmos. Así, dicen que el sonido del mantra Om es el primero que existió en el Universo; todos los demás serían derivados de él; sería una especie de vibración divina. Otros mantras: Mu (vacío, nada) en el zen, o la frase “la luz tiene reverso” cuyo significado vaya usted a saber, Re man eh (Oh mi mente),…

A veces los mantras se corresponden con divinidades orientales; esto es, demonios. Recordemos si no a San Pablo: “Lo que sacrifican los gentiles, a los demonios y no a Dios lo sacrifican. Y no quiero yo que vosotros tengáis parte con los demonios” (1Cor 10,20). A este orden pertenecen: Rama (nombre de un dios hindú; significa placer; otros lo traducen por alegría), Nam gyelma (dicen que es una “divinidad de larga vida”), etc.

Para esta gente, la repetición de mantras no es sólo repetición de palabras sino de vibraciones de sonidos, que les ponen en armonía con las vibraciones de la energía cósmica que, a su vez, se encuentran latentes en el interior del individuo, que viene a ser como un microcosmos. Como “Todo el Universo está lleno de sonidos. El cuerpo de Dios es de sonido, de vibración, un mantra”. Así piensan ellos. Por eso creen que repitiendo los mantras adecuados pueden llegar a beneficiarse de los poderes divinos, que también estarían latentes en el interior del individuo. Es un enfoque panteísta en el fondo. Como hemos dicho, a la vibración cósmica o divina la llaman Om.

Son los gurúes los que aconsejan qué tipo de mantras ha de repetir cada adepto, les prohíben comunicarlo a otros y cobran lo suyo por “la receta”.

La penetración en el ámbito católico lo hacen de forma sibilina. Los encargados de esta labor, dicen que hay mantras en todas las religiones y que palabras o expresiones como Kirye eleison, Ave María, el nombre de Jesús, Alá,… son mantras; y añade el yogui comentarista: “sin embargo no se sienta obligado a elegir un mantra de tipo religioso”.

Para el despistado, el párrafo anterior no tendrá importancia; pero es muy grave. Esa afirmación desacraliza, separa, destruye la relación de la palabra religiosa con su significado, que lleva a una realidad transcendente; por otra parte, es blasfemo y diabólico poner el nombre de Jesús –La Palabra de Dios encarnada- a la altura de cualquier palabra, incluso de las divinidades orientales (demonios).

Cuando los católicos rezamos debidamente el Rosario, por ejemplo, repetimos palabras cuyo significado conocemos y que nos ponen en comunicación con un Dios personal, único,… en el que creemos y esperamos y al que amamos. Si el rezo nos sosiega y nos da fortaleza no es por la magia de las palabras, sino porque actúa el Autor de todo Bien, que nos ama y tiene Misericordia de nosotros. Cristo nos da la Paz; no las vibraciones de las palabras, ni la energía cósmica impersonal, ni la nada budista, ni los falsos dioses,… El párrafo anterior encierra en el fondo, muy disfrazada, una horrible blasfemia; como hemos dicho: compara a Dios con el demonio.

Y no tardan mucho en quitarse el camuflaje. El gurú Maharahi, que tardaba dos años en hablar de la reencarnación a sus alumnos, se presentaba como un avatar (reencarnación) de Jesucristo. Y una mujer en Estados Unidos se proclama la reencarnación de la Virgen María.

Por cierto, ¿Os habéis dado cuenta que el protagonista de una conocida serie de dibujos animados tiene un nombre relacionado con el yoga? ¿Os acordáis del oso Yogui? He ahí una muestra de percepción subliminal.

3-El Yoga.

Poco que añadir a lo que ha dicho el Padre Manjackal. Insistimos en el hatha yoga, conocido por su práctica de ásanas o posturas corporales, que –dicen- aportan a los músculos firmeza y elasticidad. Los presentan como inofensivos, pero han sido concebidos para preparar el cuerpo haciéndolo mejor instrumento para la “meditación” y poder alcanzar el samadhi. Son los pasos 3º y 4º de las 8 vías que, como hemos visto, menciona el citado Padre.

Podríamos decir que para los que entran en contacto con el yoga, los ejercicios corporales y respiratorios son un primer eslabón de la cadena de la filosofía del yoga. Los ejercicios han sido creados ya con una finalidad. Practicarlos es “dejar resquicio al diablo” (Ef 4,27); es permitir que el Maligno ejerza algún grado de influencia sobre nosotros.

El que quiera realizar ejercicios corporales por alguna finalidad concreta, que busque en manuales de educación física, o consulte con algún traumatólogo no infectado por el yoga.

En algún momento de su carrera, los asiduos practicantes del yoga se dedican a practicar otros modelos que no se ofrecen a los principiantes para no asustarlos. Veamos, por ejemplo:

>El nacked yoga, en el que los ejercicios se practican desnudos. Dicen que tiene cada día más adeptos porque es como volver a los orígenes del yoga cuando los “maestros” lo practicaban desnudos.

>El bhakti-yoga. Parece consistir en dar paso a una explosión incontrolada de los sentimientos, lo que lleva a muchos de sus adictos a caer en todo tipo de prácticas eróticas. Eso sí, dirán que estas uniones y manifestaciones sexuales son un “símbolo de la donación total y de la unión con la divinidad”.

Tantra yoga: También este tipo de yoga se asocia a técnicas sexuales especiales y con diferentes posturas sexuales y rituales. Dicen que refleja el pensamiento hindú que se encuentra en el Kamasutra, que viene a ser el manual hindú de la relación sexual. Claro que los devotos del yoga dicen que el tantra yoga no es sólo eso, que…

Y es que en todos los negocios que mueve Satanás, el sexo aparece de forma inevitable

4 – Reiki

Nada tiene que ver la imposición de manos para curaciones, que Cristo concede a los que crean en Él (Mc 16,18) con las “curaciones por contacto” que hacen los practicantes del reiki, para transmitir “energía cósmica” a los enfermos que caen en sus manos.

Con el reiki, lo mismo que en las otras prácticas que estamos estudiando, puede darse una falsa curación de una enfermedad producida por el demonio. Un alto porcentaje de enfermedades tiene origen psicológico; pero en ese parámetro hay que incluir las que se producen por influencia diabólica. En una sesión de yoga, reiki, meditación transcendental,… el demonio puede retirar el influjo que ejercía sobre la persona enferma, y esta sentirse curada. Con ello consigue engañar al “enfermo” y atarle a estas prácticas y a esta filosofía que le aleja de Cristo, único Camino de Verdad y Salvación”. También podría darse una mejora temporal de salud en una enfermedad convencional si el demonio actuara en los síntomas; pero luego volverían a aparecer.

5-Los Sutras

Son discursos de Buda transmitidos de forma oral y recogidos varios siglos después de su muerte. Contienen, pues, enseñanzas para alcanzar la “iluminación” o la realización perfecta del ser humano, según el Budismo.

Veamos la letra de un conocido Sutra, y recemos para que no la descubra algún rapero español de los que ya tiene bastante locos a nuestros jóvenes. Sariputra fue un discípulo directo de Buda.

“Oh Sariputra!, toda existencia es ku (vacío). No hay nacimiento, ni comienzo, ni pureza, ni mácula, ni crecimiento, ni disminución. Por eso, en ku, no hay ni forma ni skandha, ni ojo, ni oreja, ni naríz, ni lengua, ni cuerpo, ni conciencia. No hay color, ni sonido, ni olor, ni gusto, ni tacto, ni objeto de pensamiento. No hay sabiduría ni ignorancia, ni ilusión ni cese de la ilusión, ni decadencia ni muerte, ni fin de la decadencia ni cese del sufrimiento. No hay conocimiento, ni provecho, ni no provecho”.

Pues bien, esta es la “esencia del Sutra de la Gran Sabiduría que permite ir más allá, que libera del sufrimiento y permite encontrar la realidad”. Esta esencia consiste –como hemos leído- en pensar que todo es vacío, que las esencias individuales no existen, sólo son apariencias, que todo lo que existe es interdependiente (dimensión panteísta del Budismo), que la razón no es un instrumento válido para conocer la verdad,…

De esta forma irracional, creen los budistas alcanzar el nirvana: el cese de las reencarnaciones (tanto en el Budismo como en el Hinduismo), la extinción de las pasiones, la fusión del alma con la divinidad (hinduismo),…

Antes de alcanzar esa “iluminación”, el nirvana, pasan días, meses, años,…y aun toda la vida, haciendo esos ejercicios, pudiendo experimentar risas, lágrimas, temblores,… incontrolados y de origen desconocido para ellos. ¡Cómo les complica la vida el diablo!

Para los actuales hindúes y budistas, Jesucristo es uno más, con Buda, Shivá (dios destructor y al tiempo benevolente), Visnú (dios conservador), Krishná (avatar o encarnación del dios Visnú, según unos; para otros es el dios principal del que emanan los demás), Bráhman (dios absoluto),… Así hasta aburrir con dioses y acepciones y contradicciones divinas.

¡Pobres engañados! Sólo Cristo es la Luz. Sin la unión en su Espíritu no hay verdadera iluminación; todo son tinieblas. Todos los que se han manifestado como maestros antes de Cristo y se les continúa tomando como tales, entran en la categoría de “ladrones y bandidos” (Jn 10,8), pues separan a las “ovejas” del Verdadero Pastor: el Hijo de Dios, Jesucristo. Dios Padre Creador Le ha otorgado “todo poder en el Cielo y en la Tierra” (Mt 28,18); Él es el Camino, la Verdad y la Vida; nadie va al Padre si no es por medio de Él (Jn 14,6).

Los hay que pretenden unificar yoga y zen con el Cristianismo. Son falsos mesías y falsos profetas (Mt 24,24) que actuarán con fuerza al llegar los Últimos Tiempos, ya que encontrarán el terreno abonado por la Apostasía (2Tes 2,3-5). Pero no necesitamos gurúes, chamanes,… que, como instrumentos de Satanás, quieren revendernos la serpiente que sigue susurrando aquella terrible mentira: “Seréis como Dios (Gen 3,5)”. Tenemos claro que uno sólo es nuestro Maestro: Jesucristo (Mt 23,8).

San Juan nos advierte con toda claridad: “Carísimos, no creáis a cualquier espíritu, sino examinad los espíritus para ver si son de Dios; porque muchos falsos profetas se han levantado en el Mundo. Podéis conocer el Espíritu de Dios por esto: Todo espíritu que confiese que Jesucristo ha venido en carne es de Dios; y todo espíritu que no reconoce a Jesús, ese no es de Dios; es del Anticristo” (1Jn 4, 1-3). Por tanto, hemos de alejarnos de todo lo relacionado con estas prácticas, que pretenden disfrazarse de remedios sanitarios en esta sociedad insatisfecha y enferma porque ha rechazado a Cristo y a la única Iglesia fundada por Él. Cualquier cosa que nos ofrezcan los profetas de estas religiones falsas, hemos de rechazarlas por estar contaminadas con el espíritu del Anticristo. 6 – MANDALAS Y YANTRAS.- Mándala proviene del sánscrito y significa círculo sagrado. Los mandalas, son diagramas con los que quieren representar simbólicamente el macrocosmos y el microcosmos, el universo exterior y el universo interior de la persona que pretenden armonizar en la meditación. Utilizan un círculo (representaría el centro del universo). Los utilizan budistas (zen) e hinduistas (yoga).

Un yantra es un diagrama cuadrado compuesto por una o varias figuras geométricas. Algunos dicen que la combinación de estas produce una interacción energética que refleja el estado de la persona al realizarla.

Ambos diagramas pueden usarse en la meditación transcendental. Si los católicos meditamos mirando un Crucifijo, una imagen de la Santísima Virgen o la Naturaleza -“Señor, Dios nuestro, qué admirable es tu Nombre en toda la Tierra” (Sal 8,2)- ellos lo hacen con semejantes “estampas”.

Y dicen algunos que mandalas y yantras son peligrosos expuestos al público de forma constante (en camisa, en tatuajes,…) porque los primeros invitan al subconsciente al reposo, a la quietud, mientras que los yantras lo impulsan a la actividad. Y esto sería inconveniente pues hay momentos en los que la persona necesita estar activa mientras que en otros necesita reposo. Diríamos, en plan de broma, que mandalas y yantras son sustitutos del café y de la tila, respectivamente, y conviene usar estas bebidas en su momento oportuno.

Como se trata de objetos al servicio de prácticas no cristianas, debemos evitarlos, no adquiriéndolos ni en pañuelos, alfombras,…

6 – No a la Cremación de Cadáveres.

-En primer lugar porque es un acto contra-natura.- Por naturaleza los huesos no se descomponen, quedan en el sepulcro como esperando la Resurrección. Por eso les molesta a los que no creen.

-Es una ofensa a Dios aunque no se realice de forma consciente con ese fin. La explicación es sencilla. Los partidarios de la cremación la justifican sobre todo por los problemas de guardar tantos restos de difuntos. Es como si a Dios le hubieran salido mal los planes y no hubiera suficiente espacio en la Tierra para situar a vivos y difuntos. Los cremadores (partidarios de la cremación) tratan de enmendarle la plana a Dios.

No existe en la Tradición judía ni en la Cristiana semejante práctica. S. Miguel defendió contra el demonio el cuerpo de Moisés, muerto en el Monte Nebo (Jds 9). El Profeta Ezequiel ve un valle en que los huesos secos recobran vida (Ez 37, 1-14). Dios no hace ver al Profeta un montón de cenizas sino de huesos. La Sagrada Escritura, pues, enfoca a la sepultura de los restos mortales.

En cuántos santos se ha producido –por Voluntad de Dios- el milagro de la incorrupción de sus cuerpos, para mantener entre nosotros más vivo su ejemplo y la Esperanza en la Resurrección. Pero todo esto se habría perdido si, torpemente, el hombre hubiera optado por la antinatural cremación de cadáveres. Y no se nos olvide: todo lo que atenta contra la Naturaleza, atenta contra Dios, su Creador.

-Aceptar esta práctica es acercarse peligrosamente a las falsas religiones que la practicaban en la antigüedad. Así, por ejemplo, en el sintoísmo, religión primitiva y mayoritaria hoy de Japón, se adoran también divinidades propias de la India, por lo relacionadas que estuvieron las culturas de ambos países. Así por ejemplo, el dios Shivá es conocido en Japón como Shiba y Daikoki, que significa ‘negro’, pues el señor Shivá está cubierto por cenizas de los cadáveres cremados y se le llama Kala o Kali.

-Es también aproximarse a las formas que ateos famosos, incluso perseguidores de la Fe Católica, escogieron para acabar con su existencia en la Tierra, añadiendo a la cremación el desparramar las cenizas en el mar, en alguna colina,… como para ponérselo más difícil a Dios en la Resurrección.

Así pues, aunque la Iglesia ya no lo prohíbe (en tiempos de León XIII sí), tomemos la opción tradicional. Se ajusta más a la Naturaleza, a la Tradición de nuestra Fe, a la Sagrada Escritura,… en definitiva, a la Voluntad de Dios.

7-La Paz de Cristo

Leemos en el Evangelio: “La Paz os dejo, mi Paz os doy; no os la doy como la da el Mundo” (Juan 16:33). Esto es muy importante: la Paz de Cristo se basa en la Justicia, en “dar a Dios lo que es de Dios” (Mt 22,21); no es la Paz imposible que pregona el Mundo, dando al hombre lo que es de Dios, lo que sitúa al ser humano a nivel de los animales (alimentando sus instintos sin más límite que la economía o la salud) e incluso a nivel de los demonios (al hacer creer al hombre que puede ser Dios si se rebela contra Él). La Paz de Dios es “fruto de la Justicia” (Is 32,17) y de la Caridad:“Se halla más gozo en dar que en recibir” (Hech 20, 35). Es una Paz no exenta de lucha por la Verdad y la Justicia que en el fondo consisten en situar a Dios por encima del hombre. Por eso Cristo dice en otro momento: “No he venido a traer Paz sino Espada” (Mt 10,34). Significa que ha venido a separar la Verdad de la mentira y el error, a arrancar el pecado de las almas para sembrar en su lugar la Gracia que salva, a separar al que busca la Luz de Dios, de los que quieren permanecer en las tinieblas del ateísmo, del pecado,…

Pero si nos olvidamos de que Dios existe, que nos ve, que está a nuestro lado, que todo lo puede y que nos ama, pensaremos que nuestra vida, el trabajo, la solución de los problemas, sólo depende de nosotros. De este modo la vida se hace muy dura para muchos, incluso poseyendo bienes de fortuna, y llegan las insatisfacciones, ansiedades, depresiones,…

La vida cristiana no es así. El discípulo de Cristo sabe que en este Mundo está de paso; y no se empeña y se desvive en hacer un paraíso en la Tierra, sino que se esfuerza en acumular buenas obras para conseguir el Reino del Amor Eterno en el Cielo. El discípulo de Jesús camina con la Esperanza de que las cruces de la vida acaban con la muerte, que es sólo una cortina tras la que nos espera nuestro Padre Dios; incluso las cruces, aceptadas por amor a Dios, nos sirven de instrumentos de salvación.

Por eso, un verdadero Católico, que vive en comunión con Dios, no será presa de la irritabilidad, la depresión, el insomnio,… porque vive confiado en la Misericordia Divina. Además, Dios ha escogido a su Madre, la Santísima Virgen María, para acercarse al corazón de los afligidos y derramar en ellos vida, dulzura y esperanza. Sí, los católicos no estamos huérfanos de Madre. Y además de la Santísima Virgen, tenemos innumerables Santos que nos dan ejemplo y que han sido muestras vivas de la Verdad y del Amor de Dios.

Para el Católico, la Paz la ofrece Dios a los que cumplen sus Mandamientos:

-“Mucha Paz tienen los que aman tu Ley, y nada les hace tropezar” (Sal 119, 165).

-“Ojalá hubieras cumplido mis Mandamientos. Entonces tu Paz sería como un río y tu Justicia como las olas del mar… Pero no hay paz para los malvados” (Is 48,18 y 22)

“En paz me acuesto y en seguida me duermo, porque Tú solo, Señor, me haces vivir tranquilo” (Sal 4,9).

-“Bienaventurados los pacíficos porque ellos serán llamados hijos de Dios” (Mt 5,9)

Cristo nos da medidas concretas para retener su Paz:

– “El día séptimo es día de descanso para el Señor, tu Dios. No harás ningún trabajo, ni tú, ni tu hijo,ni…” (Ex 20, 8-11). El descanso dominical está al servicio de la salud y de la paz. Incluso el descanso diario. No es bueno prolongar los trabajos de un día hasta altas horas del día siguiente: “Bástele a cada día su afán” ( Mt 6,34).

-No se nos debe olvidar que nuestro destino está en manos de Dios: “No os preocupéis de qué comeréis y beberéis, con qué os vestiréis… Buscad primero el Reino de Dios y su Justicia y lo demás se os dará por añadidura” (Mt 6,26- 32)… “Venid a Mí os que estáis agobiados y cansados, que Yo os aliviaré” (Mt 11,28-30).

Esta Paz, es Fruto del Espíritu Santo en las almas que están en su Gracia. Se conserva y acrecienta con la Oración, los Sacramentos, la Penitencia, las obras de Caridad,…

Encuentros Eucarístico Marianos <> Informa@edisluxmundi.com A.M.D.G.


Vídeos y artículos sugeridos

Amoris Laetitia. Documento claramente herético #126

Hay muchos artículos que explican los escándalos que, en el seno de la Iglesia, está provocando la polémica exhortación. Añadimos …

Documental Apariciones de Garabandal #372

Vídeos y artículos sugeridos ¿Tienes curiosidad?, si quieres conocer más amplía el contenido haciendo click en los siguientes enlaces: Palabras …

Ex-musulmanes conversos al Catolicismo piden al papa que deje de alabar el Islam #389

Un grupo de ex-musulmanes conversos al Catolicismo escribieron una carta al papa Francisco, mostrando su estupor ante su discurso a …

Fidelidad en el divorcio #395

Introducción Parece que estemos en los tiempos que señala S. Pablo, en los que “no soportarán la Sana Doctrina” (2Tim …

María de Himalaya – Testimonio imperdible enfermera budista y abortista divorciada apunto de suicidarse encuentra a Jesús en la India #475

https://www.youtube.com/watch?v=CjHFdjO5Tpg Vídeos y artículos sugeridos ¿Tienes curiosidad?, si quieres conocer más amplía el contenido haciendo click en los siguientes enlaces: …

Nueva Era. Una explicación detallada. Serie completa #1

Parte 1/7: Introducción Parte 2/7: ¿Quién la promueve y porqué? Parte 3/7: ¿La Nueva Era es compatible con el Cristianismo? …

¿Tienes curiosidad?, si quieres conocer más amplía el contenido haciendo click en los siguientes enlaces:

, , , ,

Descarga el PDF del artículo


Palabras clave

#


¿Tienes alguna sugerencia o has visto algún error en la página?

Te agracederías que nos lo comunicaces en los comentarios

Si prefieres contactarnos, completa el formulario de contacto aqui!


Temas de discusión

Aqui te proponemos algunas preguntas para promover el intercambio de opiniones

Nota: Todos los comentarios que sean irrespetuosos en cualquiera de sus formas no serán aprobados y serán removidos permanentemente

Pregunta: ¿?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *