Oraciones iniciales

Señal de la Santa Cruz

Por la señal de la Santa Cruz,
De nuestros enemigos,
Líbranos Señor,
Dios nuestro.

En el nombre del Padre,
Del Hijo,
Y del Espíritu Santo, Amén.

Acto de Contrición

Señor mío Jesucristo, Dios y hombre verdadero, Padre, Creador y Redentor mío, por ser Vos quien sois, y porque os amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberos ofendido, y propongo firmemente la enmienda de nunca más pecar, de apartarme de las malas ocasione, confesarme, y cumplir la penitencia que se me fuere impuesta. Os ofrezco Señor mi vida, obras y trabajos en satisfacción de todos mis pecados; y confío en vuestra bondad, y misericordia infinita me los perdonaréis, y me daréis gracia para enmendarme, y para perseverar en vuestro santo servicio hasta el fin de mi vida. Amén

Oración para todos los días

Glorioso Arcángel san Rafael, sagrado príncipe de los siete que asisten al trono supremo del mismo Dios; si es para gloria de su Majestad divina y para honra de vuestra alteza, que yo consiga lo que deseo y pido en esta Novena, alcanzadme esta gracia del Señor, y si no enderezad mi petición, y pedid para mi a Dios aquello que más me conviene, para mayor gloria suya, vida y provecho de mi alma.

Oración

Dios y Señor de los ángeles, a los cuales encomendáis la guarda de los hombres: yo os ofrezco los merecimientos de estos soberanos espíritus, y los de vuestro Arcángel san Rafael, que siendo de los supremos, bajó a ser guía, guarda y compañero de aquel piadoso joven Tobías, librándole en los caminos de los peligros de cuerpo y alma. Yo os suplico, que me concedáis la guarda, guía y protección de este santo Arcángel, y la gracia que pido en esta Novena a mayor honra y gloria vuestra. Amén.

Día 9

Oración

Dios y Señor de los Serafines que os aman con un amor ardientísimo: yo os ofrezco los merecimientos de estos abrasados Espíritus y los de vuestro Arcángel San Rafael, que con el fuego de su ardentísima caridad dejó encendidos los corazones de toda aquella familia del santo anciano Tobías en amor y deseo de servir a vuestra Soberana Majestad, con verdadero perseverante agradecimiento de los favores que recibieron de vuestra mano: yo os suplico que abraséis con vuestro divino amor el velo de mi tibia voluntad, encendáis mi apagado corazón en un perpetuo agradecimiento a vuestros beneficios, y continua perseverancia en el camino de la virtud, y me deis lo que pido en esta Novena, a mayor honra y gloria vuestra. Amén.

Padre Nuestro y Ave María

Aquí se rezará tres veces el Padre Nuestro y Ave María.

Padre Nuestro

Padre Nuestro, que estás en el cielo,
santificado sea tu nombre;
venga a nosotros tu reino;
hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día;
perdona nuestras ofensas,
como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden;
no nos dejes caer en la tentación,
y líbranos del mal.
Amén.

Pater Noster (Latín)

Pater noster, qui es in caelis
sanctificetur nomen tuum
adveniat regnum tuum
fiat voluntas tua
sicut in caelo et in terra.
Panem nostrum quotidianum
da nobis hodie
et dimitte nobis debita nostra
sicut et nos dimittimus
debitoribus nostris
et ne nos inducas in tentationem
sed libera nos a malo.
Amen”.

Ave María

Ave María, 
llena eres de gracia;
el Señor es contigo.
Bendita Tú eres 
entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. 
Santa María, Madre de Dios,
ruega por nosotros, pecadores,
ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén

Ave Maria (Latín)

Ave María,
gratia plena,
Dominus tecum,
benedicta tu in muliéribus,
et benedictus fructus ventris tui Iesus
Sancta Maria, Mater Dei,
ora pro nobis peccatoribus,
nunc et in ora mortis nostrae.
Amen.

Oración

Santísimo Príncipe de la Gloria y poderoso Arcángel San Rafael, grande en los bienes de la naturaleza, grande en los dones de la gracia, grande en el ardor de la caridad, grande en el resplandor de la sabiduría, grande en la piedad con los hombres, grande en el poder contra los demonios, grande en la dignidad, grandísimo en la Humildad, Medicina de Dios, Médico de la salud, Príncipe de los Médicos, Prefecto de la curaciones, Salud de los enfermos, Luz de los ciegos, Gozo de los afligidos, Custodio de los caminantes, Guía de los peregrinos, Maestro de los que desean la perfección, Protector de la virtud, Celador de la gloria de Dios, Ensalzador de la limosna, del ayuno y de la oración: ruégote, piadosísimo Príncipe, por aquella caridad con que acompañaste a Tobías el mozo guardándolo de muchos peligros, librándole a él y a Sara su Esposa de aquel cruel demonio Asmodeo, sanando al anciano Tobías de la enfermedad que padecía en sus ojos, y llenándole su casa y familia de muchos bienes, me asistas en las enfermedades, me acompañes en los caminos y me defiendas del demonio y de la torpeza, para que viviendo castamente en esta vida, merezcamos ver la luz de Dios en la eterna: y también os suplico me alcancéis lo que pido en esta Novena, si es para mayor gloria de Dios y bien de mi alma. Amén

Petición

Alentando cuanto se pudiere la confianza, con las palabras que a cada uno le dictare su afecto se pedirá a San Rafael el favor especial que desea conseguir y luego para obligar más a Dios pondrá por intercesión a la Reina de los Ángeles diciendo esta oración:

Oración

O soberana Reina de los Cielos y Señora de todos los nueve Coros, María Santísima, digna Madre de mi Señor Jesucristo, Templo vivo de la Divinidad, depósito de los tesoros, de su gracia, principio de nuestro remedio, restauradora de la universal ruina de linaje humano, nuevo gozo de los Santos, gloria de las obras del altísimo y único instrumento de su omnipotencia: Confiesóte por Madre dulcísima de misericordia, refugio de los miserables, amparo de los pobres y consuelo de los afligidos, y todo los Espíritus Angélicos y los Santos, todo lo confieso; y lo que en tí y por tí alaban a la Divinidad y la Glorifican, todo lo alabo! todo lo glorifico! y por todo te bendigo! Magnifico, Confieso y Creo.  Y pues el poder divino convida a todos los pobres desvalidos, ignorantes, pecadores, grandes, pequeños, enfermos, flacos, y a todos los hijos de Adán de cualquier estado, condición y sexo, Prelado, Príncipes e inferiores para que vengan por su remedio a su infinita y liberal Providencia, por la intercesión de la que dio Carne humana al Verbo, porque sola ella es poderosa para solicitar nuestro remedio  y alcanzarle, por tanto, Sagrada Reina de todas las Jerarquías, os pido y suplico en nombre de todas ellas, nos alcancéis de vuestro querido Hijo la exaltación de su Santo nombre en todas las cuatro partes del mundo, la salud espiritual de todas las almas, la extirpación de las herejías, la ruina del soberbio príncipe de las tinieblas , la universal extensión de la santa iglesia, la paz y concordia entre los príncipes cristianos, para que todos eternamente alabemos el Santo Nombre  de Jesucristo, a quien sea gloria por infinitos siglos de los siglos amén.

Oraciones finales

Gozos

Pues que sois tan poderoso
En la Patria Celestial – Libradnos de todo mal, Arcángel Rafael Glorioso

Con milagros portentosos
Socorres necesidades,
Desterrando enfermedades
Dolores, males, tormentos
Llenas también de contento
A los que están sin reposo – Libradnos de todo mal, Arcángel Rafael Glorioso

Al pueblo de Israel Guiaste
Cuando de Egipto Salió,
Y en su congoja encontró
El gozo que le franqueaste
Con vuestro auxilio Precioso – Libradnos de todo mal, Arcángel Rafael Glorioso

¿Quién, Árcangel soberano,
Alcanzará a ponderar
Que a enfermos quieras curar
Como si fueras humano?
Pásmase todo cristiano
Al veros tan oficioso – Libradnos de todo mal, Arcángel Rafael Glorioso

Nos miras con rostro Afable
En todas necesidades,
Usáis de vuestra piedades
Con un amor admirable;
De este mundo miserable
Sacadnos con fin gozoso – Libradnos de todo mal, Arcángel Rafael Glorioso

Pues que sois tan poderoso
En la patria celestial – Libradnos de todo mal, Arcángel Rafael Glorioso

Día noveno

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *