Oración a la Reina del Cielo antes de cada meditación
Reina Inmaculada, Celestial Madre mía, yo vengo a tus rodillas maternas para abandonarme como tu querida hija entre tus brazos y pedirte con los suspiros más ardientes la máxima Gracia que Tú puedes concederme: Mamá Santa, Tú, que eres la Reina del Reino de la Divina Voluntad, admíteme a vivir en El como hija tuya, y haz que este Reino ya no esté de ahora en adelante desierto, sino muy poblado de hijos tuyos.
Soberana Reina, a Ti me confío a fin de que Tú guíes mis pasos en este santo Reino. Teniéndome tomada con tu mano materna haz que todo mi ser viva vida perenne en la Divina Voluntad. Tú serás mi Mamá y yo te entregaré mi voluntad a fin de que Tú la cambies por la Voluntad Divina. Te pido que ilumines mi mente y me asistas para que yo pueda comprender bien qué cosa es y qué cosa significa vivir en la Santa Voluntad de Dios.

DECIMA TERCERA MEDITACION – La Reina del Cielo sale del Templo. Se desposa con San José y santifica así también el estado conyugal.

EL ALMA A SU MAMA CELESTIAL:
Mamá Santa, siempre siento fuertemente la necesidad de permanecer estrechada entre tus brazos, para que el Divino Querer que reina en Ti forme el dulce encanto a mi voluntad. Tus lecciones me han hecho comprender qué terrible es la cárcel a la que la voluntad humana arroja a la pobre criatura y yo temo que la mía vuelva a tomar vida en mí. Por eso, me confío a Ti, Mamá, a fin de que Tú me vigiles incesantemente y por amor me hagas vivir siempre de Voluntad Divina.

LECCION DE LA REINA DEL CIELO:
Hija mía, ánimo, ten confianza en tu Mamá y mantén el propósito firme de no dar nunca más vida a tu voluntad. ¡Oh, cómo me gustaría escuchar de tus labios: “Mamá mía, mi voluntad se acabó, el FIAT Divino tiene en mí todo su imperio”!. Por eso, confía en mi protección y ten valor. La desconfianza es patrimonio de los viles y de todos
aquéllos que no están verdaderamente decididos a obtener la victoria. Estos permanecen sin armas, y como sin armas no se puede vencer, así están siempre vacilantes en el bien.
Ahora, hija mía, escúchame: Dios me hizo saber que era su Voluntad que Yo saliera del Templo para unirme en desposorios, según el uso de aquellos tiempos, con un hombre santo llamado José, para retirarme después con él en la casa de Nazaret. Hija mía, en este momento de mi existencia podría parecer que Dios quisiera ponerme una trampa. Yo nunca había amado a ninguno en el mundo, porque la Voluntad Divina ocupaba todo mi ser, y puesto que mi voluntad no había tenido nunca un acto de vida, la semilla del amor humano no existía en Mí; ¿cómo habría entonces podido amar a un hombre, por santo que fuera? Es verdad que yo conservaba a todas y a cada una de las criaturas en mi Corazón materno escritas con caracteres de fuego imborrable, pero este amor era en orden al Amor Divino. El afecto humano, comparado con el Divino, puede llamarse sombra, humo, átomo de amor…
Sin embargo, querida hija, ésto que aparentemente parecía obstáculo a la Santidad de mi vida, sirvió admirablemente al Señor para cumplir sus designios y para concederme la gracia tan suspirada por Mí: el descendimiento del Verbo a la tierra. Dios me daba la salvaguardia, la defensa, la ayuda para que ninguno pudiera dudar de mi honestidad.
San José debía ser mi cooperador, el tutor que se debía ocupar de lo poco de material para vivir que se iba a necesitar, la sombra de la divina Paternidad, el encargado de asumir el oficio de padre en nuestra pequeña familia celestial en la tierra.
Cuando entonces Dios me comunicó su Voluntad, Yo, si bien sorprendida, pronuncié inmediatamente mi FIAT, sabiendo que el Divino Querer no me habría hecho ningún mal ni habría menoscabado mi santidad. Pero si en cambio Yo hubiera obrado en mi espontánea voluntad con el pretexto, de todas maneras plausible, de no querer conocer ningún hombre, hubiera arruinado los planes de la venida del Verbo a la tierra.
Por lo tanto, no es ya la diversidad de los estados lo que perjudica la santidad, sino la falta de sumisión a la Divina Voluntad en el cumplimiento de los propios deberes, en la situación y circunstancias en las cuales Dios llama a la criatura. Todos los estados son santos, sin excluir el del matrimonio, siempre que la criatura esté animada por la Divina Voluntad en la observancia de sus propios deberes.
En cuanto conocí que debía salir del Templo, Yo no hice ningún movimiento y esperé que Dios mismo moviera las circunstancias externas para hacerme cumplir su adorable Querer. Y… ¡así sucedió!
Los superiores me llamaron y me dijeron que era voluntad de ellos, y también el uso de aquellos tiempos, que Yo debía prepararme a los esponsales; acepté. Milagrosamente la elección recayó, entre tantos, en San José; así que se celebraron los esponsales y Yo salí del Templo.
Hija de mi Corazón, si quieres que los designios divinos se cumplan también en ti, busca de corazón en todas las cosas solamente la Divina Voluntad.

EL ALMA:
Reina Celestial, yo me confío a Ti y con esta confianza de hija pido siempre a tu materno Corazón que reine y triunfe en mí la Divina Voluntad.

PRACTICA:
Para honrarme vendrás a mis rodillas y recitarás quince Gloria Patri para agradecer al Señor todas las gracias que me concedió hasta los quince años de mi vida.

JACULATORIA:
Reina poderosa, concédeme las armas para ganar la batalla a mi voluntad.

Décima cuarta meditación


Vídeos y artículos sugeridos

Amoris Laetitia. Documento claramente herético #126

Hay muchos artículos que explican los escándalos que, en el seno de la Iglesia, está provocando la polémica exhortación. Añadimos …

Documental Apariciones de Garabandal #372

Vídeos y artículos sugeridos ¿Tienes curiosidad?, si quieres conocer más amplía el contenido haciendo click en los siguientes enlaces: Palabras …

Ex-musulmanes conversos al Catolicismo piden al papa que deje de alabar el Islam #389

Un grupo de ex-musulmanes conversos al Catolicismo escribieron una carta al papa Francisco, mostrando su estupor ante su discurso a …

Fidelidad en el divorcio #395

Introducción Parece que estemos en los tiempos que señala S. Pablo, en los que “no soportarán la Sana Doctrina” (2Tim …

María de Himalaya – Testimonio imperdible enfermera budista y abortista divorciada apunto de suicidarse encuentra a Jesús en la India #475

https://www.youtube.com/watch?v=CjHFdjO5Tpg Vídeos y artículos sugeridos ¿Tienes curiosidad?, si quieres conocer más amplía el contenido haciendo click en los siguientes enlaces: …

Nueva Era. Una explicación detallada. Serie completa #1

Parte 1/7: Introducción Parte 2/7: ¿Quién la promueve y porqué? Parte 3/7: ¿La Nueva Era es compatible con el Cristianismo? …

¿Tienes curiosidad?, si quieres conocer más amplía el contenido haciendo click en los siguientes enlaces:


Descarga el PDF del artículo


Palabras clave

#


¿Tienes alguna sugerencia o has visto algún error en la página?

Te agracederías que nos lo comunicaces en los comentarios

Si prefieres contactarnos, completa el formulario de contacto aqui!


Temas de discusión

Aqui te proponemos algunas preguntas para promover el intercambio de opiniones

Nota: Todos los comentarios que sean irrespetuosos en cualquiera de sus formas no serán aprobados y serán removidos permanentemente

Pregunta: ¿?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *