Oración a la Reina del Cielo antes de cada meditación
Reina Inmaculada, Celestial Madre mía, yo vengo a tus rodillas maternas para abandonarme como tu querida hija entre tus brazos y pedirte con los suspiros más ardientes la máxima Gracia que Tú puedes concederme: Mamá Santa, Tú, que eres la Reina del Reino de la Divina Voluntad, admíteme a vivir en El como hija tuya, y haz que este Reino ya no esté de ahora en adelante desierto, sino muy poblado de hijos tuyos.
Soberana Reina, a Ti me confío a fin de que Tú guíes mis pasos en este santo Reino. Teniéndome tomada con tu mano materna haz que todo mi ser viva vida perenne en la Divina Voluntad. Tú serás mi Mamá y yo te entregaré mi voluntad a fin de que Tú la cambies por la Voluntad Divina. Te pido que ilumines mi mente y me asistas para que yo pueda comprender bien qué cosa es y qué cosa significa vivir en la Santa Voluntad de Dios.

CUARTA MEDITACION – El cuarto paso de la Divina. Voluntad en la Reina del Cielo. La prueba.

EL ALMA A LA VIRGEN:
Querida Mamá Celestial, el corazón me late fuerte, fuerte, por los deseos que siento de escuchar tus bellas lecciones. Dame la mano y estréchame en tus brazos. ¡Oh! cómo suspiro por escuchar tu voz.
Cuando Tú me hablas, yo paso momentos de paraíso, que me hacen feliz; una nueva vida me invade y desciende a mi corazón. Háblame.
Yo te prometo hacer todo lo posible para poner en práctica tus santas enseñanzas.

LECCION DE LA REINA DEL CIELO:
¡Hija mía, si tú supieras cuánto deseo estrecharte entre mis brazos y tenerte apoyada sobre mi Corazón materno!… Tus vehementes deseos de conocer los arcanos celestiales del FIAT Divino no son otra cosa que el eco de mis suspiros. Tu Mamá quiere verdaderamente confiarte sus secretos y narrarte la historia de las maravillas obradas en Ella por la dulce Voluntad Divina.
Querida hija, préstame atención, pues mi Corazón quiere desahogarse, por eso te dirá lo que hasta ahora ha permanecido sellado, no habiendo aún sonado la hora de Dios. Sí, Dios, queriendo dar a sus criaturas gracias sorprendentes nunca antes concedidas en toda la historia de la humanidad, quiere hacer conocer los prodigios que su Divino Querer puede obrar en ellas cuando se dejan dominar por El. Y habiendo Yo tenido el gran honor de realizar toda mi vida en su Divina Voluntad, El quiere ahora ponerme entre vosotros como el modelo a imitar.
Ya te he narrado, hija mía, cómo la Divinidad festejó el instante de mi Concepción y como el cielo y la tierra me proclamaron como su Reina. Desde aquel instante, Yo permanecí en tal forma fundida con mi Creador, que me sentí dueña de sus dominios Divinos. Aquel mismo Querer que reinaba en El, reinaba ahora también en Mí y, por tanto, nos hacía inseparables. Y si bien todo era alegría y fiesta entre Nosotros, pero para que El pudiera confiar enteramente en Mí era necesario que Yo pasara una prueba. Hija mía, la prueba superada es una bandera que dice: “Victoria”; y ésta es capaz de hacernos poder recibir todos los bienes que Dios nos quiere dar, y dispone al alma a grandes conquistas.
Yo comprendí cómo la prueba era necesaria para poder ofrecer a mi Creador, en reciprocidad de sus innumerables favores, una muestra de gran fidelidad, aun a costa del sacrificio de toda mi vida. ¡Oh, cuán bello es poder decir: “Tú me has amado y Yo te he amado”. Sin una prueba, ésto nunca se podría afirmar de verdad.
Debes saber entonces, hija mía, que el FIAT Omnipotente me hizo conocer la obra de la Creación del hombre. También él había salido inocente y santo de las manos Divinas; también él había gozado de una felicidad indecible, dominando con su cetro toda la creación y todos los elementos. El Querer Divino que reinaba en él soberano, lo enriquecía con todos los bienes de la creación y lo hacía inseparable de su Creador.
Pero antes de confirmar la inocencia, la santidad y la felicidad del primer hombre, antes de concederle el dominio sobre todo el universo, Dios quiso sujetarlo a una prueba. Entre tantos frutos que se encontraban en el Paraíso Terrenal, le prohibió tocar uno solamente… Pero Adán no supo permanecer fiel, y habiendo transgredido la orden divina, el Señor no pudo fiarse más de él y, por tanto, quedó obligado a privarlo de las sublimes prerrogativas con las cuales lo había dotado. La obra de la Creación, en consecuencia, se puso, por decir así, de cabeza, se trastornó.
Cuando Yo conocí los grandes males que la voluntad humana había provocado en Adán y en toda su descendencia, en cuanto fui concebida, lloré amargamente por el hombre caído. Y de igual modo no tardó en llegar para Mí el momento de la prueba. El Querer Divino me invitó a entregarle mi voluntad. “No te pido”, me dijo, “la obediencia que le pedí a Adán, no; te pido a Ti que me des tu voluntad; Tú la tendrás como si no la tuvieras, bajo el imperio de mi Querer, que será tu vida.”
El FIAT Supremo hizo así el cuarto paso en mi alma, pidiéndome mi voluntad como prenda, esperando que pronunciara mi FIAT, como mi aceptación. Más adelante te narraré el éxito de la prueba. Por ahora te encomiendo imitar a tu Mamá, no rehusando nunca nada a Dios,
aun cuando El exigiera de ti sacrificios que duraran toda tu vida. El perseverar con fidelidad en la prueba que Dios quiera de ti le permite desarrollar sus designios en tu alma y hacer de ella su obra maestra.
Quien no es fiel en la prueba, trastorna la obra de su Creador.
Por eso, querida hija, estáte alerta. Si tú correspondes a los deseos Divinos, harás tú mayormente feliz a tu Mamá. Esfuérzate en contentarme y Yo te guiaré en todo.

EL ALMA:
Mamá Santa, yo conozco bien mi debilidad, pero tu bondad materna me inspira tal confianza que me lleva a esperar todo de Ti.
Unida a Ti me siento segura, porque pongo en tus maternas manos todas las pruebas que el Señor le plazca enviarme, con la certeza deobtener de Ti la gracia que me sea necesaria para mantenerme fiel a todos sus designios.

PRACTICA:
Para honrarme, por tres veces me entregarás todas tus penas, tanto corporales como espirituales, a fin de que Yo te las bendiga y te infunda fuerza, luz y gracia.

JACULATORIA:
Mamá Celestial, tómame entre tus brazos y escribe en mi corazón: FIAT, FIAT, FIAT.

Quinta meditación


Vídeos y artículos sugeridos

Amoris Laetitia. Documento claramente herético #126

Hay muchos artículos que explican los escándalos que, en el seno de la Iglesia, está provocando la polémica exhortación. Añadimos …

Documental Apariciones de Garabandal #372

Vídeos y artículos sugeridos ¿Tienes curiosidad?, si quieres conocer más amplía el contenido haciendo click en los siguientes enlaces: Palabras …

Ex-musulmanes conversos al Catolicismo piden al papa que deje de alabar el Islam #389

Un grupo de ex-musulmanes conversos al Catolicismo escribieron una carta al papa Francisco, mostrando su estupor ante su discurso a …

Fidelidad en el divorcio #395

Introducción Parece que estemos en los tiempos que señala S. Pablo, en los que “no soportarán la Sana Doctrina” (2Tim …

María de Himalaya – Testimonio imperdible enfermera budista y abortista divorciada apunto de suicidarse encuentra a Jesús en la India #475

https://www.youtube.com/watch?v=CjHFdjO5Tpg Vídeos y artículos sugeridos ¿Tienes curiosidad?, si quieres conocer más amplía el contenido haciendo click en los siguientes enlaces: …

Nueva Era. Una explicación detallada. Serie completa #1

Parte 1/7: Introducción Parte 2/7: ¿Quién la promueve y porqué? Parte 3/7: ¿La Nueva Era es compatible con el Cristianismo? …

¿Tienes curiosidad?, si quieres conocer más amplía el contenido haciendo click en los siguientes enlaces:


Descarga el PDF del artículo


Palabras clave

#


¿Tienes alguna sugerencia o has visto algún error en la página?

Te agracederías que nos lo comunicaces en los comentarios

Si prefieres contactarnos, completa el formulario de contacto aqui!


Temas de discusión

Aqui te proponemos algunas preguntas para promover el intercambio de opiniones

Nota: Todos los comentarios que sean irrespetuosos en cualquiera de sus formas no serán aprobados y serán removidos permanentemente

Pregunta: ¿?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *