Se trata del Milagro presentado y aprobado por la Santa Sede, en el proceso de canonización del Beato Juan Macías. Tuvo lugar en Olivenza (Badajoz) el día 23 de enero del año 1949.

En la “Casa de Nazareth” sede del Instituto de San José y residencia del Vicario ecónomo de la Parroquia de Santa María Magdalena, estaban acogidos unos cincuenta niños y niñas en régimen de semipensionado que recibían gratuitamente instrucción y comida. Además, los domingos, mediante la cooperación de familias bienhechoras, distribuían comida a los pobres.

Aquel domingo, 23 de enero, la cocinera, señorita Leandra Rebollo Vázquez iba a tener problemas, pues la familia que, por turno, tenía que llevar comida para los pobres, no había aparecido ni en la tarde del sábado ni en lo que iba de mañana del domingo.

Eran las doce del mediodía y no podía esperar más. Tomó las tres tazas de arroz, unos 750 gramos aproximadamente que no estaban destinados a los pobres sino a los niños del pensionado y los vació en la cazuela, en la que hervía un trozo de carne. La cocinera seguía preocupada por el problema sin resolver de la comida para los pobres. Con Fe se dirigió Leandra al entonces Beato Juan Macías, natural, como ella, de Ribera del Fresno, un pueblo cercano: “¡Ah, Beato, y los pobres sin comida!”.

Acto seguido, pasó a las dependencias del Párroco para hacer alguna tarea mientras se cocía el contenido de la cazuela. Como a los quince minutos volvió al fogón para dar unas vueltas al arroz. Entonces tuvo la sensación de que en el recipiente había una cantidad de arroz bastante mayor de la que ella había echado.

Llamó a la madre del Párroco que, en aquel momento era la única persona que se encontraba en el piso superior. Al ver que amenazaba rebosar, aconsejó a la cocinera que usara otra cazuela. Así lo hizo. Luego llamó al Párroco, don Luis Zambrano Blanco y a la Directora General del Instituto, señorita María Gragera Vargas Zúñiga.

Cuando llegaron, con otras señoritas de la Casa de Nazareth, ya la cocinera estaba trasvasando el arroz de la primera a la segunda cazuela sin que disminuyera el nivel rebosante de la primera, pues el arroz subía del fondo a borbotones y crudo, mientras que terminaba de cocerse después de trasvasarlo a la segunda cazuela. Una de las encargadas del servicio, al intuir la naturaleza de lo ocurrido, salió a la calle gritando: ‘¡Milagro! ¡Milagro!’ por lo que la gente comenzó a arremolinarse para ver qué sucedía y la noticia se extendió por toda la Ciudad. Cientos de personas acudieron y constataron el hecho, recogiendo granos de arroz crudo que salía a borbotones del agua que hervía en el primer recipiente.

El Milagro duró cerca de cuatro horas ininterrumpidamente. Se distribuyó una porción abundante de sopa de arroz a los cincuenta y tantos niños semipensionados y después, se pasó a distribuir una porción igualmente abundante, fuera del Instituto de San José, a un centenar de pobres.

La sopa, además de ser abundante, estaba mejor condimentada y más sabrosa, a pesar de que, durante las cuatro horas de la multiplicación, no se añadió ningún otro condimento.

La impresión que tuvieron las niñas y niños durante la comida fue que el arroz que comían era absolutamente normal.

A eso de las cinco de la tarde, y sin que el Párroco don Luis Zambrano hubiera abandonado en ningún momento el lugar del suceso, retiró la olla de un fuego al que no hubo que añadir más carbón y exclamó: ¡Basta!, con lo que terminó el Milagro.

Pues bien, esto no era más que repetir después de muerto, y al cabo de tres siglos, lo que el Hermano Juan Macías realizó, más de una vez, en la portería del convento de Lima.

La noticia del Milagro pasó desde el Obispado de Badajoz al Vaticano. Allí, el Papa Pío XII puso en marcha dos comisiones de investigación; una a cargo del dominico Benito Gangoiti y otra constituida por un Tribunal del propio Obispado de Badajoz.

Muestras del milagroso arroz fueron enviadas a analizar a diferentes laboratorios de Valencia, donde los peritos tan solo llegaron a la conclusión de que aquel era arroz normal y corriente, y que con la cantidad de 750grs inicial, en ningún caso se podría haber superado un volumen de más de 2,5 litros tras la cocción.

Otro análisis fue llevado a cabo por el profesor Giovanni Petrocini, Director del Instituto de Química de Perusa, y por el profesor Angelo Bianchi, Director del Instituto Universitario del Cultivo del Cereal en Roma. Según ellos, aquel arroz, tras más de cuatro horas de cocción, debería haber estado hecho una pasta; sin embargo, los testigos lo vieron y probaron en perfectas condiciones.

A pesar de testimonios tan claros y directos, el Vaticano tardó más de veinticinco años en pronunciarse al respecto, admitiendo al fin que aquello fue un Milagro semejante al de la multiplicación de los panes y los peces recogido en el Evangelio.

En enero de 2009, con ocasión del 60 aniversario del ‘Milagro del Arroz’, la comunidad de Olivenza lo recordó con diversos actos, en especial celebrando la Eucaristía a lo largo de toda la semana en la capilla del Milagro, antigua cocina, que se conserva en su estado original. Después de 60 años aún viven testigos del Milagro que dieron su testimonio.

San Juan Macías nació en Ribera del Fresno el 2 de marzo de 1585. En 1620 viaja a Lima, que entonces se llamaba la Ciudad de los Reyes, y permaneció allí hasta que murió el 17 de septiembre de 1645, a los sesenta años de edad. Gregorio XVI lo beatificó en 1837 y Pablo VI lo canonizó en 1975, asistiendo a la canonización en Roma la protagonista del Milagro, Leandra Rebollo. En Ribera del Fresno, existe un museo en lo que fuera su casa natal y donde se conserva una de las ollas que obraron el milagro de Olivenza, aparte de lienzos y documentos de interés

En las fotos, San Juan Macías, y un mural conmemorativo en la fachada del Centro Parroquial de Olivenza.

A.M.D.G


Vídeos y artículos sugeridos

Amoris Laetitia. Documento claramente herético

Hay muchos artículos que explican los escándalos que, en el seno de la Iglesia, está provocando la polémica exhortación. Añadimos …

Documental Apariciones de Garabandal

Vídeos y artículos sugeridos ¿Tienes curiosidad?, si quieres conocer más amplía el contenido haciendo click en los siguientes enlaces: Palabras …

Ex-musulmanes conversos al Catolicismo piden al papa que deje de alabar el Islam

Un grupo de ex-musulmanes conversos al Catolicismo escribieron una carta al papa Francisco, mostrando su estupor ante su discurso a …

Fidelidad en el divorcio

Introducción Parece que estemos en los tiempos que señala S. Pablo, en los que “no soportarán la Sana Doctrina” (2Tim …

María de Himalaya – Testimonio imperdible enfermera budista y abortista divorciada apunto de suicidarse encuentra a Jesús en la India

Vídeos y artículos sugeridos ¿Tienes curiosidad?, si quieres conocer más amplía el contenido haciendo click en los siguientes enlaces: Palabras …

Nueva Era. Una explicación detallada. Serie completa

Parte 1/7: Introducción Parte 2/7: ¿Quién la promueve y porqué? Parte 3/7: ¿La Nueva Era es compatible con el Cristianismo? …

¿Tienes curiosidad?, si quieres conocer más amplía el contenido haciendo click en los siguientes enlaces:

, , ,

Descarga el PDF del artículo


Palabras clave

#


¿Tienes alguna sugerencia o has visto algún error en la página?

Te agracederías que nos lo comunicaces en los comentarios

Si prefieres contactarnos, completa el formulario de contacto aqui!


Temas de discusión

Aqui te proponemos algunas preguntas para promover el intercambio de opiniones

Nota: Todos los comentarios que sean irrespetuosos en cualquiera de sus formas no serán aprobados y serán removidos permanentemente

Pregunta: ¿?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *