Nació en Santiago de Chile, el 5 de abril de 1891. y murió en Argentina el 22 de enero de 1904, a la edad de sólo 13 años. El Papa S. Juan Pablo II la beatificó el 3 de septiembre de 1988.

Fue bautizada en la Parroquia Santa Ana en Santiago, en la misma pila bautismal donde pocos años más tarde recibiría el mismo Sacramento Juanita Fernández Solar, (Santa Teresa de Los Andes). Su padre era un alto militar y jefe político de Chile. Su madre, Doña Mercedes del Pino, era de una familia humilde. Esta diferencia causa tensión familiar desde el principio. Una revolución derroca al gobierno y la familia Vicuña tiene que salir huyendo, desterrados a 500 kilómetros de la capital. Allá muere el papá, cuando Laura tiene apenas 2 años, y la familia queda en la miseria.

La mamá, como una medida desesperada, decide ir a Argentina para ocultarse durante un tiempo, mientras terminaban los conflictos en Chile. Con sus dos hijas, Laura y Julia, emprende un larguísimo viaje de ocho meses hacia las pampas de Argentina. Mercedes y sus hijas se establecieron en las proximidades de Neuquén. Al principio, buscó algún trabajo para poder costear los estudios de sus hijas, llegando a la estancia de Quilquihué. El ganadero dueño de esa finca era Manuel Mora. Éste era un personaje brutal, malvado, que no tardó en acosar a la madre de Laura, presionándola para que le atendiera como una esposa, en unión libre (pareja de hecho), pero sin contraer matrimonio. A cambio de ello, él costearía los estudios de sus hijas, y ellas permanecerían en la estancia.

En un colegio salesiano

A los 9 años, en 1900 Laura es internada en el colegio de las Hermanas Salesianas de María Auxiliadora en el Colegio de Junín de los Andes. Pronto destaca por su devoción. Sueña con ser religiosa. En el colegio es admirada por las demás alumnas como la mejor compañera, la más amable y servicial. Debido a su profunda conexión con Dios, algunas compañeras pensaban que Laura se creía superior a ellas ya que se pasaba recreos completos rezando en la Capilla del colegio. Las superioras se quedan

maravilladas de su obediencia y del enorme amor que siente por Jesús Sacramentado y por María Auxiliadora.

Mercedes Vera (o Merceditas), fue su mejor amiga en los años de estudio, quien la acompañó, no sólo en los estudios, sino también en lo espiritual; es con ella con quien comparte los deseos que tiene en su corazón, y junto a ella se hicieron hijas de María para asemejarse en las virtudes de la Madre de Jesús.

El día de su Primera Comunión, el 2 de junio de 1901, a los 10 años, ofrece su vida en sacrificio a Jesús, y al ser admitida como «Hija de María», consagra su pureza a la Santísima Virgen. Desde entonces se acrecentó su vocación de amar a Dios, y expresó sus infinitas ganas de servirle hasta, incluso, entregar su vida antes que pecar. El sincero amor a Dios le otorgó una gran madurez para conocer los problemas que había a su alrededor, a pesar de su corta edad.

Esa madurez la iba adquiriendo en su trato con Dios y escuchando y aprendiendo en clase de Religión, la Sana Doctrina, que nos hace verdaderamente libres porque nos libra de la peor de las dictaduras: la del pecado y su castigo eterno.

La preocupación por su madre comenzó un día, al oír que la profesora dijo que a Dios le disgustan mucho los que viven juntos en unión libre, sin casarse. Laura cae al suelo, desmayada de espanto. En la próxima clase, cuando la religiosa empieza a hablar otra vez de unión libre, la niña empieza a palidecer. La profesora cambia de tema pero consulta el caso con la hermana Directora del colegio que le aconseja: «Vuelva a tratar de ese tema, y si ve que la niña se asusta, cambie de tema«. Así lo hace.

Laurita se había dado cuenta de un gravísimo mal: su madre, el ser que ella más amaba en el Mundo, después de Dios y la Virgen, su mamá Mercedes, vivía en pecado mortal y estaba en grave peligro de condenación eterna. ¡Es terrible!

Un día, recordando la frase de Jesús: «No hay muestra de amor más grande que dar la vida por sus amigos«, Laura opta por entregar su vida a cambio de que su mamá abandone a ese hombre con el que está pecando, y se convierta y se salve. Comunica el plan al confesor, el Padre Crestanello, salesiano. Él le dice: «Mira que eso es muy serio. Dios puede aceptarte tu propuesta y te puede llegar la muerte muy pronto«. Pero la niña está resuelta a salvar el alma de la mamá a cualquier costo, y ofrece su vida al Señor su Dios, en sacrificio para salvar el alma de la propia madre.

Duras pruebas en casa

Cuando vuelve a casa de vacaciones, el falso padrastro, Mora, trata de abusar de ella, pera la niña no lo permite, por lo que es echada de la casa, a dormir a la intemperie. Después de esto, Mora no quiere pagarle la escuela pero las hermanas la aceptan gratuitamente. Otro día, cuando la niña volvió a casa, Mora le dio a una paliza salvaje.

Se acerca la hora

Hay una inundación en la escuela en pleno invierno. Laura pasa muchas horas con los pies en el agua helada, ayudando a salvar a las más pequeñas. Cae enferma de los riñones con grandes dolores. Dios empieza a aceptar el sacrificio que le ofreció por salvar el alma de su mamá.

La madre se la lleva a casa pero Laura no se recupera; empeora: empieza a palidecer y a debilitarse. Siente enorme tristeza al oír de los superiores que no la podrán aceptar como religiosa porque su madre vive en concubinato. Sigue orando por ella. Cae en cama. Los dolores son intensos, los vómitos continuos. Se retuerce del dolor. La vida de Laura se está apagando.

Laura le dice a su madre: «Mamá, la muerte está cerca, yo misma se la he pedido a Jesús. Le he ofrecido mi vida por ti, para que regreses a El«. Le pide que abandone a Mora y se convierta. Ella le promete cumplir su deseo. Sigue orando y ofreciendo sus sufrimientos intensos por su madre. «Señor: que yo sufra todo lo que a Ti te parezca bien, pero que mi madre se convierta y se salve«. Entra en agonía y dice:

«Mamá, desde hace dos años ofrecí mi vida a Dios en sacrificio para obtener que tú no vivas más en unión libre. Que te separes de ese hombre y vivas santamente«. Mamá: ¿Antes de morir tendré la alegría de que te arrepientas, y le pidas perdón a Dios y empieces a vivir santamente?”

-«¡Ay hija mía! Exclama doña Mercedes llorando. ¿Entonces yo soy la causa de tu enfermedad y de tu muerte? ¡Pobre de mí! ¡Oh Laurita, qué amor tan grande has tenido hacia mí! Te lo juro ahora mismo: Desde hoy ya nunca volveré a vivir con ese hombre. Dios es testigo de mi promesa. Estoy arrepentida. Desde hoy cambiará mi vida«.

Laura mandó llamar al Padre Confesor. Le dice:

Padre, mi mamá promete solemnemente a Dios abandonar desde hoy mismo a aquel hombre«.

La partida

Madre e hija se abrazan llorando. Desde aquel momento el rostro de Laura se torna sereno y alegre. Ha cumplido su misión en la Tierra. Ha sido instrumento fiel de la Divina Misericordia. Ha triunfado el amor. Dios la llama al Paraíso. Recibe la Unción de los enfermos y el Viático. Besa repetidamente el Crucifijo. A su amiga que reza junto a ella le dice:

-“¡Que contenta se siente el alma a la hora de la muerte, cuando se ama a Jesucristo y a María Santísima!” Lanza una última mirada a la imagen de la Virgen que está frente a su cama y exclama: «Gracias Jesús, gracias María» ¡Adiós, Mamá!, Ahora muero contenta”; y muere dulcemente. Era el 22 de enero de 1904. Iba a cumplir 13 años. Sus restos se conservan en el Colegio María Auxiliadora de Bahía Blanca Argentina

>Mercedes, la madre, se confesó y tuvo que cambiarse de nombre y salir disfrazada de aquella región, para verse libre del hombre que la perseguía. Y el resto de su vida llevó una vida santa.

Glorificación

Laura Vicuña ha hecho muchos milagros. Ver: lauravicuna.cl Uno de ellos sirvió para su Beatificación que tuvo lugar en 1988 por Juan Pablo II. Su Fiesta es el 22 de enero.

En las faldas del Cerro Renca, en la ciudad argentina de Santiago, se encuentra el Santuario de Laura Vicuña, que posee una Capilla con capacidad para 100 personas, salas para encuentros católicos, etc. También en la ciudad de Junín de los Andes, se inauguró un templo que fue restaurado y dedicado a la memoria de Laura Vicuña; en él se encuentra la estatua de la foto adjunta (3ª). En la 2ª foto, Laura es la del centro.

Oración

Señor Jesús: Tú que concediste a Laura Vicuña la gracia de ofrecer su vida por la salvación del alma de su propia madre, concédenos también a todos nosotros la gracia de obtener con nuestras buenas obras, la conversión y salvación de muchos pecadores. Amén

Encuentros Eucarísticos Marianos

A.M.D.G


Vídeos y artículos sugeridos

Amoris Laetitia. Documento claramente herético #126

Hay muchos artículos que explican los escándalos que, en el seno de la Iglesia, está provocando la polémica exhortación. Añadimos …

Documental Apariciones de Garabandal #372

Vídeos y artículos sugeridos ¿Tienes curiosidad?, si quieres conocer más amplía el contenido haciendo click en los siguientes enlaces: Palabras …

Ex-musulmanes conversos al Catolicismo piden al papa que deje de alabar el Islam #389

Un grupo de ex-musulmanes conversos al Catolicismo escribieron una carta al papa Francisco, mostrando su estupor ante su discurso a …

Fidelidad en el divorcio #395

Introducción Parece que estemos en los tiempos que señala S. Pablo, en los que “no soportarán la Sana Doctrina” (2Tim …

María de Himalaya – Testimonio imperdible enfermera budista y abortista divorciada apunto de suicidarse encuentra a Jesús en la India #475

https://www.youtube.com/watch?v=CjHFdjO5Tpg Vídeos y artículos sugeridos ¿Tienes curiosidad?, si quieres conocer más amplía el contenido haciendo click en los siguientes enlaces: …

Nueva Era. Una explicación detallada. Serie completa #1

Parte 1/7: Introducción Parte 2/7: ¿Quién la promueve y porqué? Parte 3/7: ¿La Nueva Era es compatible con el Cristianismo? …

¿Tienes curiosidad?, si quieres conocer más amplía el contenido haciendo click en los siguientes enlaces:

, ,

Descarga el PDF del artículo


Palabras clave

#


¿Tienes alguna sugerencia o has visto algún error en la página?

Te agracederías que nos lo comunicaces en los comentarios

Si prefieres contactarnos, completa el formulario de contacto aqui!


Temas de discusión

Aqui te proponemos algunas preguntas para promover el intercambio de opiniones

Nota: Todos los comentarios que sean irrespetuosos en cualquiera de sus formas no serán aprobados y serán removidos permanentemente

Pregunta: ¿?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *